¿Y al corazón quien lo cuida?

14

 Seguramente se vienen muchas ideas a la cabeza frente a este interrogante, pero la realidad es que el cuidado del corazón está enteramente a cargo nuestro. Hay muchos factores que pueden afectar su buen desempeño, en esta oportunidad vamos a hablar de la tan conocida hipertensión.

Es una enfermedad crónica no transmisible que afecta de manera directa nuestra salud cardiovascular. Es importante prevenir o tratarla correctamente en el caso de ya padecerla. ¿Cómo podemos hacerlo? Simple: incorporando hábitos más saludables a nuestra vida cotidiana. 

Son cosas fáciles, como por ejemplo aumentar el consumo de frutas y verduras, realizar actividad física o mantener un peso saludable. Pero principalmente debemos enfocarnos en esa acción que solemos hacer de manera automática y que es tan nociva: agregar sal a nuestras comidas. Seguramente lo hacemos por costumbre, tenemos el hábito, aunque no sea necesario, de consumirla sin darnos cuenta. Es de esperarse, ya que es algo que la mayoría adquiere desde la infancia y nos acompaña por el resto de nuestra vida.

¿Entonces de qué forma podemos reemplazarla? 

Nada más y nada menos que ¡amigándonos con las especias! Existe una amplia gama de sabores y aromas. Desde los aromáticos, hasta los picantes. Permiten realzar el sabor de los alimentos y disfrutar aún más nuestros platos, sin modificar su valor calórico, consistencia o textura. Se pueden combinar de mil maneras para que nunca nos aburramos.

Una gran ventaja del uso de especias es que nos aportan un plus de vitaminas, minerales, y en algunos casos un gran poder antioxidante, antibacterial, antiviral y hasta antiinflamatorio.

Algunas ideas para combinar con los distintos tipos de carnes:

– Carne de Pescado: Ajo, Coriandro, Estragón, Eneldo, Romero, Tomillo, Pimienta blanca, Perejil, Tandoori Mix.

– Carne Vacuna: Adobo para pizza, Comino, Anís, Curry, Kumel, Tomillo, Pimienta Negra, Merken.

– Carne de Ave: Finas Hierbas, Estragón, Orégano, Mostaza, Salvia, Perejil, Coriandro, Merken.

– Y para combinar con vegetales, seitán o tofu? Cúrcuma, Curry, Romero, Pimentón, Hinojo, Tomillo, Jengibre, Pimienta, Perejil, Ajo, Cebolla.

No debemos olvidar que existen muchos alimentos o mejor dicho productos industrializados que contienen sodio en elevadas concentraciones. Algunos ejemplos: Enlatados, galletitas, snacks, salsas para condimentar (salsas de soja), aderezos, sopas, caldos y algunas conservas. Estemos atentos a la hora de elegir y seamos conscientes de lo que vamos a consumir. Nuestro corazón nos lo va a agradecer.

Para terminar, les dejamos dos recetas para que las hagan en casa e incorporen nutrientes de una manera original y riquísima a su alimentación diaria.

“Queso” tipo rallado “RAWMESAN”

Ideal para reemplazar el queso rallado convencional aportando más condimentos y menos sodio

Ingredientes: ½ taza de semillas de girasol; ½ taza de semillas de calabaza; 2 cdas de levadura de cerveza nutricional (opcional sabor queso);1 cda de cúrcuma

½ cdita de pimentón ahumado; ½ cdita de ajo en polvo; ½ cdita de cebolla en polvo.

Procedimiento: Procesar las semillas. Mezclar con los demás ingredientes. Mantener en un recipiente, a temperatura ambiente.

Golden Milk o leche dorada (rinde 2 porciones)

Ingredientes:500ml de leche o bebida vegetal; 2 clavos de olor; 2 semillitas de cardamomo; ½ cda de cúrcuma; ½ cdita de canela. Para endulzar: azúcar, miel o edulcorante.

Procedimiento:Llevar a fuego medio en un tarrito la leche, junto con el clavo de olor y el cardamomo. Bajar el fuego antes de que hierva y añadir los demás ingredientes. Mezclar. Mantener 5 minutos a fuego lento la preparación. Retirar del fuego y colar. Servir.

Lic. Jimena Domingo
Equipo de Nutrición – New Garden

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here