Las piedritas en la vejiga

6

“Mi gata hace pis con sangre, mancha las piedritas y va muchas veces al día”.  Ana es clienta desde hace años y viene desesperada porque su gata tiene hematuria (nombre científico de la orina con sangre).  Primero la tranquilizo, la siento, la calmo, le acerco un vaso con agua. Le pregunto ¿Cómo está Pelusa (la gata se llama Pelusa)?  ¿Cómo se siente? ¿Come, se lava? “Se siente bien, come y se lava, tal vez en demasía. La saco de su caja de transporte, la mimo un rato y la reviso. Le palpo la panza y noto una inflamación en su vejiga. Con más detenimiento y precisión, casi como un ladrón que trata de descubrir la combinación de una caja fuerte, voy palpando despacito, despacito, delicadamente y siento una piedrita dura, inconfundible para quien ya ha palpado miles de vejigas. Pelu se orina en la camilla por el estímulo manual, observo que esta sale con coágulos de sangre y una arenilla que queda en suspensión. El diagnóstico está cantado.  Pelusa tiene una cistitis hemorrágica producto de una litiasis. Traduciendo, tiene la vejiga inflamada y lastimada que elimina sangre posiblemente por tener cristales o cálculos. La litiasis vesical es muy molesta, no es grave en las hembras, tanto en gatas como en perras, pero si puede ser grave en los machos. Es que estos tienen una uretra (el cañito que va desde la vejiga hasta el exterior a través del pene) que es mucho más finita que en las hembras y la arenilla que se expulsa con la orina puede producir una obstrucción y entonces tendríamos un grave problema. No se puede vivir sin orinar, porque la vejiga se llenaría por demás y puede romperse, además de otros problemas que se generan: dolor, dilatación de los riñones, aumento de la uremia etc.  Por eso en estos casos hay que actuar rápido, llevarlo al veterinario de urgencias, aunque sea un domingo hay que salir corriendo. Les recuerdo que estamos hablando cuando nuestro gato o perro no pueden orinar nada o sólo unas gotitas, a pesar del esfuerzo que hacen. Pero ¿Cómo pudo pasar esto? ¿Será por la comida? Puede ser que la comida influya, siempre que esta tenga mucho residuo, exceso de calcio, el animal no tome suficiente agua, pero lo más importante para la generación de litiasis (cálculos) es la genética. La predisposición y sensibilidad es lo que va a producir primero microcristales que se van a juntar y formar pequeños calculitos que luego van creciendo y creciendo.  Recuerden que uno no se enferma de lo que quiere sino de lo que puede. Cuando llegamos a tener una o varias piedras grandes o se produce el taponamiento de la uretra, transformamos un problema crónico en uno agudo que requiere de una acción inmediata y paliativa. Hay que desobstruir rápidamente y volver a equilibrar a ese pobre animal que está totalmente desequilibrado internamente. Luego, recién vamos a tratar el problema crónico, solucionando la causa (eliminando las piedritas) y lo más importante tratando que no se vuelvan a formar. La cirugía es una de las opciones. Como cirujano a mí me gusta operar, se abre la vejiga y se extrae las piedritas, a veces son muchas y grandes otras son pocas, se lava bien y se cierra. A mí me enseñaron que la mejor operación es la que no se hace, entonces trato primero de implementar un tratamiento para ir eliminando esos verdaderos cuerpos extraños. La homeopatía tiene elementos para lograr, tanto destruir y eliminar los cálculos, como evitar que estos no recidiven, es decir que no se vuelvan a formar. Para ello debemos evaluar muy profundamente cada caso para tomar una decisión y buscar el mejor tratamiento que logre nuestro objetivo. Cambiamos la dieta por unos meses para que cambie el pH de la orina (la vamos a acidificar u alcalinizar dependiendo de qué tipo de cálculo tengamos: estruvita, oxalato, fosfatos etc). Vamos a hacer un análisis de orina con evaluación del sedimento. También haremos una ecografía para observar in situ como está la vejiga y cuantos y como son los cálculos. Con estos datos evaluaremos el tipo de cálculo, si hay o no infección (la mayoría de los casos no hay infección), es importante para no dar antibióticos innecesariamente. Es fundamental para la salud pública dar antibióticos cuando es estrictamente necesario. Porque generamos resistencias en las bacterias, haciéndolas más peligrosas para los animales pero también para nosotros los humanos. 

Resumiendo: es importante atender a nuestro perro o gato que no puede orinar. Observaremos cuando orinan: si lo hacen muy seguido, con o sin sangre, si gritan al orinar o cualquier otra anomalía para llevarlo al veterinario amigo. La homeopatía ayuda mucho a tratar estos casos, y también a evitar recidivas. Es decir que una vez curado no vuelva a generar cristales ni cálculos. Este tema fue uno de los que a mí me impulsaron a estudiar homeopatía. Como cirujano vi que un profesor derivaba a un homeópata todos los casos operados de litiasis. “Le da unos globulitos y después no generan más cálculos” es lo que me decía ante mi curiosidad.                Hasta la próxima. Salud y alegría.

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata
www.homeovet.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here