Golpe de calor en animales

40

Cuando la temperatura ambiente sube de 30 grados, las posibilidades de padecer un golpe de calor son muy altas. El cuerpo de los animales tiene, al igual que el nuestro, un sistema de regulación de la temperatura interna que no puede variar mucho: ni bajar de 35 ni subir de 41 como extremos. Cuando la temperatura externa supera esas temperaturas durante algún tiempo, este mecanismo comienza a fallar y ser superado por las condiciones ambientales y allí comienza un gran problema en sus cuerpos. El corazón se acelera, el jadeo se intensifica, puede haber una diarrea, todos estos son últimos recursos del organismo para tratar de bajar la temperatura interna que a esta altura estará por encima de 41 grados centígrados. Se va a producir un consumo mayor de azúcar y sales minerales, provocando temblores, tambaleo al caminar, hasta llegar al extremo de tener convulsiones. Si esto continua va a provocar la muerte. Los consejos van dirigidos a prevenir el problema y si ya ocurrió veremos cómo hay que actuar y como hay que tener en el botiquín medicamentos homeopáticos para usar en estos casos. Uno de los accidentes más frecuentes es dejar a nuestro perro o gato dentro de un auto cerrado. Si bien este puede estar a la sombra, la tierra gira y el sol puede dar de lleno y transformar a nuestro auto en un verdadero horno. Si el perro está al aire libre, en un parque o en la playa, tiene que tener a disposición siempre lugar de sombra o protección del sol, y agua fresca. Lo mismo pasa si lo dejamos dentro de un departamento pequeño sin la suficiente ventilación. Si llegamos y ya nuestro animal está bajo los efectos del golpe de calor, lo notaremos aturdido, tembloroso, jadeante, con babas, a veces desmayado y cuando lo toquemos estará muy caliente, su temperatura será mayor a 41 grados. El tratamiento de urgencia será bajarle esa temperatura: mojándolo con agua ligeramente fría (no helada, no meterlo en la bañadera con cubitos) ya que la recuperación de la temperatura tiene que ser suave y lenta. Hay que llevarlo a un lugar de sombra o poner un aire acondicionado en el auto o en el departamento. Hay medicamentos homeopáticos muy útiles para estos casos como: Belladona o Glonoinum. Nosotros utilizamos una fórmula homeopática con los dos juntos en diferentes potencias que recomendamos tener en el botiquín a nuestros clientes. Son gotas que hay que colocar mojando las encías con cinco gotas cada media hora hasta que noten que mejoran los síntomas y luego cada dos horas. Tienen que contactarse con su veterinario inmediatamente y seguir sus consejos. En algunos casos graves necesitará internación para pasarle suero con electrolitos para reestablecer la homeostasis. La fórmula de calor tiene que estar en el botiquín que llevemos en las vacaciones, junto con la fórmula de Viajes (evita el mareo en el auto), la antitóxica (para vómitos y diarreas), árnica (para todo tipo de traumatismos), apis (para las picaduras) y algunos otros dependiendo de cada animal.  

Es importante destacar también, que este problema se puede ocasionar en animales de producción en el campo. En los meses estivales, cuando viajamos por la ruta veremos a las vacas y caballos estar todos al reparo de la sombra de los árboles, pero hay algunos propietarios de campos que han quitado los árboles para aumentar la superficie de siembra o para vender la madera dejando desprotegidos a los animales, esto además de una crueldad innecesaria, es un muy mal negocio, ya que la muerte de estos animales significará mucho dinero. El llamado bienestar animal, que viene pregonándose en los últimos años, nos dará protocolos y medidas de manejo de los animales de producción que evitando el sufrimiento logrará mejores rendimientos. En estos casos la salud y bienestar están unidos a la mayor productividad. Lo mismo pasa con el transporte. Debería prohibirse el traslado en camiones de ganado en pie, cuando las temperaturas superen los 29 grados. En todos mis años de veterinario homeópata hemos aconsejado y preparado fórmulas para el calor que usamos en producciones de pollos, cerdos, bovinos, equinos, conejos, palomas, chinchillas etc evitando mortandad por este motivo en lugares de mucho calor. 

Estoy escribiendo este artículo en Buenos Aires una tarde de 36 grados y temperaturas mayores a 50 grados en ciertas provincias argentinas. Es un tema fácil de prevenir, pero para ello hay que conocer. No tiene sentido llorar luego de que pasó. Las fatalidades y accidentes no existen cuando hay métodos para prevenirlos. 

Hasta la próxima. Salud y alegría< 

Por MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata
www.homeovet.com.ar  /   @homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here