El trabajo en casa y el buen Feng Shui

5

El lugar donde uno vive está formado por cuerpos geométricos, formas que tienen una energía particular, y una vibración que generan sus habitantes, entre ambos se llega a otra energía única y personal, con su temperamento propio (activa, tranquila, ruidosa, silenciosa, etc) en definitiva cada casa es un elemento vivo.  

Cuando aplicamos Feng Shui en una casa, tenemos en cuenta, 1° la característica de la casa, (a mí me gusta decir su temperamento,) ya que la orientación de la puerta la dota de una personalidad.  Luego las características de las personas que van a vivir allí y cuáles son sus zonas benéficas y las que no lo son. De acuerdo con eso se activan, se curan, se definen lugares para distintas actividades y así se logra una armonía general y personal para esa familia. Se armoniza el Chi y fluye para el bien de todos.

Debido a las circunstancias generadas por la pandemia, se tuvo que incorporar de manera urgente al hogar “el trabajo”, que se ejerce desde la casa. 

A muchas personas les resultó difícil acomodarse a esta nueva forma de trabajo por no tener claro como ubicarse dentro de su propio hogar con la tarea. Convengamos que con una computadora portátil cualquier superficie donde la ubiquemos se convierte en escritorio. Pero deberíamos tener muchas cosas en cuenta al hacerlo desde el hogar, que es nuestra intimidad, es el lugar donde se desarrolla nuestra vida.

Primero, para ir al trabajo hay que vestirse para la ocasión, salir, afrontar el mundo en general y poner la cabeza en la resolución de los problemas o el desarrollo de la labor.  Eso en casa no sucede.  Así que hay que resolver la forma de verse bien vestido para afrontar la cámara, y tener la seguridad de que estamos presentables para “ejercer nuestra labor”. Esa relajación que tenemos al estar en casa hay que dejarla por las horas que estemos haciendo el trabajo.  Lo que se puede permitir es el uso de pantuflas, que afirma la seguridad de “estar pisando terreno propio”.

Luego hay que elegir bien donde apoyaremos la computadora portátil.  Ver una superficie que sea ajustada a nuestra necesidad si es que tenemos que manipular carpetas y papeles. Tanto si se ve por cámara o si se trata de escribir y luego enviar los informes, la vestimenta y el lugar elegido afirman, dan seguridad mental y energética, orden y por lo tanto logramos armonía.

Hay que pensar que estamos entrando al hogar cosas que no son propias del uso para el cual ha sido destinado. Los problemas de los equipos de trabajo, clientes, proveedores, finanzas, etc. Deberíamos evitar que donde nos instalamos haya retratos de familia, recuerdos de vacaciones, equipos de juegos, y cosas de deporte. En cambio, si pudiéramos tener cerca el equipo de música con temas que apoyen la tarea intelectual a realizar, música de fondo para pensar sin tensión. No debemos permitir que las mascotas avancen o entren en ese espacio que hemos elegido. Buena iluminación natural y artificial para mejor rendimiento. No se deben hacer trabajos de oficina/bancos y similares en el dormitorio, en las habitaciones de los niños, en la mesa ratona del living, en la barra de bar, en la mesa de comer, o en la sala de juegos. Sí se puede crear un espacio en la barra desayunadora, ya que es el lugar donde se comienza el día para salir en las épocas normales y ayuda. Se puede improvisar un lugar cerca de una ventana, en algún lugar neutro, en algún pasillo y hasta en el garaje.  Es bueno que esté desprovisto de cosas personales, y que se pueda liberar fácilmente al terminar el trabajo con algún estante o elemento para dejar todo en orden para el día siguiente.

Todo esto que explico es para preservar la energía ajena a la casa ya que provoca cambios que no son del lugar propiamente dicho. Se trata de hacer el trabajo y no contaminar la energía de la unión familiar.

Cuando se ha aplicado la energía según el Feng Shui ya conocemos qué cosas son las que nos favorecen y cuales no son buenas, también las orientaciones que nos ayudan a estar mejor. Todo suma para el bienestar del grupo. Se aprende a reconocer, por ejemplo, que no se debe comer en la cama, que no debemos tener cosas rotas, que está bien tener un lugar definido para estudiar y otro aparte para la distracción. Cuando enfocamos estas cosas sin esfuerzo y con naturalidad la energía positiva fluye sin problemas. En 1999 tuve la buena estrella de conocer y estudiar el FENG SHUI y en simultáneo comenzar con el Diseño de Joyas con los símbolos benéficos del Feng Shui, dar cursos y asesoramientos en todo lugar que lo necesite, ya que se trata de poner las cosas en armonía con el Universo, su movimiento constante con los 5 elementos y la Creación. La energía personal, la salud, la prosperidad, las relaciones, la profesión, la creatividad, todo se ve reflejado en el orden con Feng Shui.

Beba Rancaño7 

@bebarancano7 | 1140604454

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here