Síndrome del ojo seco

30

No es solo una molestia pasajera sino que puede provocar lesiones importantes y crónicas en las capas externas del ojo: la córnea y la conjuntiva. 

Aunque en un principio se relacionó con una enfermedad auto-inmune, la enfermedad de Sjogrens, en este momento es mayor la cantidad de problemas causados por múltiples alteraciones en la superficie del ojo por acción del medio ambiente más que por la alteración del sistema inmune. 

El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular caracterizada por la pérdida de regulación de la película lagrimal, acompañada de síntomas oculares, como irritación, ardor, sensación de sequedad o de tener arenilla en el ojo, de quemazón y picazón un lagrimeo excesivo o la pesadez palpebral y también el enrojecimiento y la visión borrosa, -cambio de clima, vientos fuertes, irritación por humo, exposición al sol- sobre todo en chicos-, o en el ambiente interno  –aire acondicionado en casas, oficinas y aviones, o ventiladores, etc.

El uso constante de computadoras, celulares, tablets, u otros dispositivos digitales, disminuyen la efectividad del parpadeo: el ojo esta fijo, no se mueve con la frecuencia ni con la profundidad habitual y entonces hay mayor evaporación del líquido lagrimal con la consecuente sequedad ocular.

Para solucionar estos problemas podemos utilizar los humidificadores de ambiente, sobre todo en niños o personas mayores o recurrir a las gotas o los colirios especialmente preparados.

Muchos pacientes presentan los síntomas del ojo seco, pero desconocen que es una enfermedad y por lo tanto se puede prevenir y mejorar.

Es importante la consulta con el médico oftalmólogo para tener un diagnóstico precoz del problema y buscar las mejores medidas para prevenirlo y solucionarlo.

Factores asociados con síndrome de ojo seco que debemos conocer.

Una cantidad de factores aumentan el riesgo de ojos secos:  

• el uso de lentes de contacto: es difícil determinar su influencia, es más frecuente en días de viento y puede provocar ulcera de córnea; 

• el envejecimiento: el ojo seco puede aparecer a cualquier edad, pero es más común en las personas mayores;

• la menopausia: las mujeres postmenopáusicas tienen mayor riesgo de ojo seco que los hombres de igual edad;

• el fumar en forma activa o pasiva: demás de con ojos secos, el fumar se relaciona con problemas oculares graves como degeneración macular, cataratas y uveítis;

• el estado de salud: diabetes e hipotiroidismo; enfermedades autoinmunes: lupus y artritis reumatoide pueden presentar esta molestia; el Síndrome de Sjogrens, que afecta las glándulas salivares y lacrimales y provoca problemas de ojo y boca secos;

• los medicamentos de receta y de venta libre -antihistamínicos, antidepresivos, fármacos para la presión arterial, pueden aumentar el riesgo de síntomas de ojo seco;

• los problemas de párpados: el cierre incompleto de los párpados cuando se duerme o parpadea, causado por envejecimiento o después de una cirugía plástica, o por otras causas, pueden ocasionar ojo seco grave. 

Tratamiento: uso de lágrimas artificiales, preferentemente recetadas por el oftalmólogo, y de anteojos en lugares ventosos.

También es importante proteger a los ojos del sol para que no se lesione la retina, la capa más profunda del ojo.

Para ello: no mirar directamente al sol, aun con los anteojos oscuros.

Evitar pasar muchas horas, sobre todo en las horas pico –de 10 a 15 hs, expuestos al sol.

No tomar sol con lentes de contacto puestas, si no tienen filtro para rayos UV

Tratar de tomar sol con los ojos cerrados, incluso con anteojos oscuros puestas.

Recordar que los ojos de los bebés y los niños son todavía más sensibles que los adultos a la radiación ultravioleta.

Por Dra. Elba Albertinazzi 
Asoc. Arg. de Médicos Naturistas
info@aamenta.org.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here