Silvio Gesell, el padre de la economía del futuro

47

Hartos de crisis económicas los argentinos hablamos por boca de jarro de cosas que nos superan. El dólar, la devaluación, la inflación, el miedo al 2001…y en nada tenemos injerencia ¿Pero si esto pudiera revertirse, aplicando otras teorías económicas? Teorías que funcionan en países avanzados. Y si te dijera que muchas de esas teorías han nacido aquí en Argentina en el siglo XIX de la mano de Silvio Gesell?

Carlos Louge es abogado y escritor, con un postgrado de economía en Italia, tradujo en 2005 al español un libro alemán El futuro del dinero y en 2015 producto de una ardua investigación publica Keynes & Gesell, nuevo paradigma? (Editorial Errepar) arribando a varias conclusiones, una de ellas es la influencia de los pensadores argentinos en la conformación de las economías europeas y la necesidad de monedas alternativas y complementarias, producto del “valor humano”.

“-Al haber descubierto esta relación de Silvio Gesell con Keynes me pregunté inmediatamente qué había ocurrido en Buenos Aires en esa época que había dado origen al pensamiento keynesiano en la Argentina. Me llamó la atención que en los libros de Alemania sobre este tema, hablaban de un comerciante argentino-alemán, “Silvio Gesell”, que dio la concepción de un nuevo dinero: El dinero del futuro- así lo mencionan ellos. Y también lo citan a Gesell en el libro más importante de economía del siglo XX escrito por John Maynard Keynes, Teoría general del interés, la ocupación y el dinero. Ese es el manual y el tratado de economía moderna -con su teoría se salió de la crisis del 30, de la Gran Depresión en Estados Unidos y el mundo entero, Gran Bretaña, Alemania y también Argentina. Se había caído en un gran proteccionismo, se paralizó el comercio mundial, hizo caer a las economías y atrás los bancos, o viceversa porque estaba interrelacionado. Hubo que abandonar el patrón oro, el patrón de la escasez -como si fuera la convertibilidad de Cavallo- un sistema rígido, fijo, inflexible, por un sistema flexible que permitiera el crecimiento de la economía aunque no creciera la cantidad de oro. Porque lo absurdo que teníamos antes era que si no había más oro la economía no podía crecer y si no había nuevos descubrimientos de oro la economía no podía crecer. Iba naciendo nueva gente, nuevas actividades pero como no había más oro no podían tener trabajo ni crecimiento económico. Eso lo descubre Silvio Gesell en la Argentina, dijo que la crisis del siglo XIX y la crisis del 90 fue el error de la teoría económica inglesa, que hoy se llama “monetarismo”. Porque la escuela inglesa clásica de Adam Smith también llamada de Manchester promovía la existencia del patrón oro como el eje y el valor del dinero. 

Gesell dijo que el patrón oro no le da el valor al dinero, lo que le da el valor al dinero son los precios de los bienes y  servicios que produce la economía. El valor del dinero son los bienes y servicios que respaldan el dinero, no el oro. Esto fue copernicano. El respaldo del dinero somos nosotros, la producción humana, el trabajo y no el oro que es absurdo ¿Qué tiene el oro? Vos por ejemplo generas el valor del dinero con tus periódicos, con el trabajo intelectual que estás haciendo y es el mercado quien lo reconoce. Hay que mirar al mercado y también lo que vos producís, porque yo vengo a este lugar (un café), porque me gusta, está bien iluminado, me dan un café y yo lo pago, pero también recibo un servicio, si no me dan un café no lo pago. Es de a dos, es comunitario, aunque está mediado por el dinero”. 

– ¿En qué contexto surge exactamente esta nueva teoría Geselliana? 

“-Surge en Buenos Aires a partir de la crisis de en 1890/1893, eso dio origen a una obra que se llamó El orden económico natural por libre tierra y libre moneda de Silvio Gesell, lo escribió en Argentina en 1907. Escribió una serie de obras que dieron como conclusión ese tratado general que tomó Keynes como su base exacta para su teoría general, que se difundió en todo el mundo y dio origen a la economía moderna. Lo curioso de este tema es que en su Teoría General, Keynes en el sexto libro, escribe cinco páginas sobre Gesell y dice que fue quien lo inspiró en su teoría y habla de la crisis de Buenos Aires de 1890 conocida por la doctrina como “Crisis Baring”, la primera crisis bancaria de occidente. Se originó en una moratoria de la República Argentina, sobre el pago de su deuda externa, que no pudo pagar y generó una crisis tremenda en el sistema bancario londinense e internacional. Y fue producto de la especulación y de los intereses políticos. Esa quiebra de la Baring que casi se produce, salvada por la banca Rothschild, produjo un problema sistémico en la banca, en el sistema monetario internacional, originado en la Argentina como pasó aquí en el 2001. 

En 1890, cae el gobierno de Juárez Celman y asume el vicepresidente Carlos Pellegrini después de la Revolución del Parque de Leandro N. Alem . Se produce una enorme crisis inflacionaria en 1889 igual a la de Alfonsín en 1989 y la solución en ambos casos en la misma: La Convertibilidad estricta, el desempleo, el endeudamiento y la devaluación. ¡100 años después no habíamos aprendido nada, repetimos la misma historia pero terminó peor!”

– Repetimos las mismas formulas!

“-Es curioso como la doctrina historiográfica tradicional no ve estas cosas, no solo en los medios, sino tampoco en la historia oficial o los revisionismos porque la historia revisionista carece de una doctrina integral de una historia monetaria y economía argentina, solo tenemos la versión de la tradición neoliberal (liberal refiere a la visión monetarista). Entonces no se ha estudiado esta línea que es de donde surge el libro Keynes & Gesell donde proponemos que el keynesianismo surgió en la Argentina…”

Continuará…   

Cecilia Andrada
CONVIVIR
carlos.louge@yahoo.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here