Nuevos caminos

0

Como una página en blanco se desgrana el nuevo año. ¿Quién sabe cuántas vivencias, cuántos desafíos, cuántos
triunfos esperan, de aquí en adelante? Paso a paso, día a día se irá viviendo y compartiendo; buscando la dicha y los
privados anhelos. Un destino común mezclado entre cada destino particular. Cuando el año está nuevo, todo se mira de otra manera. Crecen las expectativas, y las esperanzas inundan las vidas. Los proyectos adquieren nuevos brillos Parece que naciéramos junto con el año nuevo.
Cada persona, en todo el mundo, en su particular manera de interpretar a Dios, como si fuéramos un inmenso teclado, compuesto de infinitos tonos, vibrando cada uno en su nota exclusiva. ¿Quién puede conocer los motivos personales que llevan a alguien a actuar de determinada manera? ¿Cómo podríamos juzgar a otro si desconocemos sus completas circunstancias? Si nos investimos con el suficiente amor, comprendemos a cada vida como única e irrepetible, con sus mil matices y su peculiar percepción de la realidad. Porque así fuimos creados y es esa la única forma que tenemos de expresarnos. Con cuánta
amplitud de conceptos nos tendríamos que manejar para decir que verdaderamente conocemos a quienes comparten con nosotros la vida. Cuán mínima es nuestra capacidad de interpretar la realidad. Una realidad que se expone en tantos niveles de expresión que llega a resultarnos imposible de medir. Año nuevo, vida nueva. Comencemos a programarnos otra vez, a partir de cero, como si acabáramos de nacer. Juntémonos con los proyectos guardados y con las esperanzas postergadas, y tratemos de rescatarlos e insuflarles nueva vida, para que consigamos vivir a pleno cada nuevo año, con rebosante amor.

M.S.F

Artículo anteriorTú eres otro yo
Artículo siguienteUna Programación para el nuevo año

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí