Jengibre: de la maleta de Marco Polo a las verdulerías

8

Esta maravillosa raíz es tan perfumada y misteriosa como útil, se destaca por su uso medicinal y culinario. Su utilización data de hace miles de años. Procedente de India (su nombre viene de Gingi, en la región de Pondichery) ya era conocida por los romanos, quienes la hacían traer en pequeños jarrones de arcilla. El jengibre desde Asia recorría miles de kilómetros, montado en los lomos de los camellos para llegar a otras civilizaciones.

Marco Polo descubrió el jengibre en el siglo XIII en China, donde se conocía desde hacía siglos como lo muestran los escritos de Confucio del año 500 a. C.

Hay registros de que en el siglo V se utilizaba para aderezar la comida de los marineros para evitar el “mal del mar” o mareo, así como el escorbuto.

Es muy reconocido el brebaje o té de jengibre de la raíz fresca que ha sido usado en china e India por siglos como un bajativo para ayudar a la digestión. En la Inglaterra medieval era también muy apreciado, se utilizaba como confitura y como buen sazonador. 

La cultura hindú y china consideran esta planta con características “yang” (comida picante) la cual equilibra la comida fría “ying”; en fines culinarios estos conceptos se utilizan para crear armonía y balance en los alimentos.

El consumo de esta raíz puede ser en forma desecada, pulverizada, fresca, confitada, en comprimidos, etcétera. En la cocina es una especia muy útil, condimenta arroces, carnes asadas sopas, ensaladas, purés, guisos, pescados, vegetales al vapor, bebidas, dulces, postres y frutas… En la cocina oriental es un elemento muy utilizado. La nueva cocina está volviendo a descubrir el jengibre experimentando con su sabor; en Japón se utiliza para marinar y acompañar al sushi. En Occidente, el jengibre se consume molido, picado o en rodajas para saborizar. Es muy antigua y popular su utilización para aromatizar pan, con el famoso “pan de jengibre”. 

El aroma y sabor del jengibre aderezaron platillos de la antigua Roma, la cual siguió utilizándolo aún después de la caída de su imperio. En España, ocupaba un lugar especial en las boticas de remedios medicinales naturales. Actualmente en la India, ocupa un lugar importante en cuestiones medicinales

Cocinar con jengibre

El jengibre se utiliza en las mezclas de curry y de otras especias y también en salsas para ensaladas y repostería. Hubo una época en que se añadía jengibre al vino y a la cerveza.

En seco pica bastante y es extremadamente aromático. Es un buen ingrediente para caldos y pucheros, y puede sustituir a la pimienta.

En polvo es ideal para la repostería y el pan. Se utiliza tanto en la masa de pasteles como en galletas. Los chinos lo cocinan con la salsa de soja en salteados de carne. Dulce es exquisito en las tartas de frutas y de chocolate; o sencillamente sólo.

Propiedades y usos terapéuticos:

• Excelente tónico estomacal: estimula jugos gástricos.

• Es antiinflamatorio: muy útil en casos de reumatismo, alivia el dolor asociado a la artritis reumática, osteoporosis, y pacientes con desordenes musculares.

• Alivia dolores musculares y reumáticos.

• Antimareo: Las enzimas del jengibre catalizan muy rápido las proteínas digestivas presentes en el estómago, por lo que dejan poco tiempo para sentir náuseas. Si vas a viajar en avión o en auto, toma un poco de jengibre. De muy buen efecto en niños.

• Se ha descubierto antiinflamatorias estomacales se lo considera “anti-úlcera”: alivia los síntomas de inflamación, también protege la creación de úlceras digestivas.

• El jengibre contiene fuertes propiedades antioxidantes.

• Ayuda a aliviar la gripe y la tos.

• Se utiliza para el tratamiento de la dispepsia, empacho o indigestión.

• Ayuda a combatir hinchamiento del abdomen por gases.

• Se le atribuyen propiedades afrodisíacas, excelente estimulante, provee ánimo, vitalidad. 

• Ayuda a combatir infecciones.

• El aceite de jengibre es utilizado para recuperar la temperatura corporal debida al frío.

• Ideal para complementar en las dietas para bajar de peso ya que ayuda a perder grasa extra.

Tés y bebidas con jengibre

Entre cantantes y actores es común el uso del Té de jengibre para aliviar carrasperas, y tensiones vocales. Utilizado para crear una bebida muy popular que se conoce como Ginger Ale o Ginger Tea que podemos encontrarlo en las góndolas de los supermercados, bebida gaseosa recomendada para aliviar las nauseas de las embarazadas. 

Beber Té de jengibre mejora la digestión, ya que dicho producto favorece la absorción de los alimentos y evita que se produzcan dolores estomacales ante la ingesta excesiva de comida. Por otra parte, controla los eructos, aumenta el apetito y libera ácidos gástricos que ayudan al proceso digestivo.

Para catarros y enfermedades de las vías respiratorias, por ejemplo asma, el te de jengibre ayuda a eliminar las flemas y a que circule mejor el aire por los conductos pulmonares. Se lo utiliza para tratar los síntomas de la alergia, especialmente los estornudos. El ideal, fusionarlo con limón y miel.

Se ha descubierto que el té de jengibre puede ayudar a aliviar distintos tipos de inflamaciones, sobre todo aquellas relacionadas con el aparato óseo-muscular, como las artritis, los reumas, los dolores de articulaciones. 

Para el alivio de nauseas como hemos destacado mas arriba, tanto para viajes como para efectos nauseosos de el tratamiento de quimioterapia tiene buenos resultados.

También favorece la circulación sanguínea. Ya que los compuestos químicos de la raíz de esta especia ayudan a reducir el colesterol malo.

Cuidado!!

No se recomienda la toma de jengibre en casos de fiebre, ya que tiende a elevar un poco la temperatura corporal, por lo que puede agravar las molestias.

Las dosis recomendadas varían entre 250 a 1000 miligramos diarios, según la finalidad y condiciones de la persona.

Romina Pascual

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here