Instalar una dietética (6)

78

Estamos por terminar el ciclo 

Hoy escribo la penúltima nota sobre el tema “instalar una dietética”. Significa que, en abril, mi cumpleaños, doy por cerrada esa temática y saltaremos en otra dirección. Vamos hablar de comunicación en la venta. ¿Qué le parece?

Entonces, la próxima nota será sobre el fracaso de algunas dietéticas (un tema que ya toqué en el pasado), pero varias lectoras me solicitaron retomar el asunto.

Hoy me propongo a hablar del Retorno de la Inversión (ROI) por sus siglas en inglés: Return On Investment.

El retorno sobre la inversión es una mirada financiera que compara la ganancia obtenida en relación a la inversión realizada. Es pura matemática financiera. 

Existen dos cosas sobre la cuales siempre debemos estar alerta: flujo de caja (cash flow) y retorno de la inversión (ROI). 

El avión es más pesado que el aire y vuela. Pero vuela porque tiene combustible. Todo emprendimiento, más pesado que el aire, camina si tiene poder de fuego.

¿Qué es una inversión?

Vamos desarrollar el tema con poca teoría y con pocas palabras.

Siempre que leo los textos de economistas, los encuentro con páginas llenas de letras y más letras. Buscaré ser claro.

Una inversión es una cantidad de dinero que se pone en un emprendimiento con la finalidad de obtener ganancias. En lenguaje técnico se dice: obtener un activo financiero (o sea, dinero contante y sonante).

Un ejemplo comparativo

En el párrafo anterior, hablé de inversión (para ganar dinero) mediante un emprendimiento, una empresa, un proyecto industrial, comercial. Pero existen otras alternativas. Por ejemplo, existen países (de moneda estable) donde la tasa de interés (para plazos fijos) está alrededor del 1% al mes. Es muy variado, pero doy un ejemplo didáctico.

Entonces, Usted puede, tranquilamente, poner su dinero en un banco, vivir de los intereses y (mientras tanto) cebar mate. Esa es una forma.

La otra forma es tomar ese dinero y poner un negocio. Puede ser unipersonal (un autoempleo) o puede ser un proyecto con empleados, sueldos, gastos. 

La alternativa de poner un negocio debe ser más rentable que el plazo fijo. Eso para que exista el incentivo del “bicho emprendedor”. En pocas palabras: trabajar debe ser más rentable que cebar mate. ¿Se entiende, el porqué de la inversión?

Punto de equilibrio

El avión carretea antes de volar. Ningún emprendimiento nace ganando plata.

Usted no abre una dietética y, a la mañana siguiente se sorprende con una fila de clientes que le piden arroz yamaní, hongos chilenos y cereales proteicos.

Podríamos decir que el primer año es casi puro gasto, pura inversión sin el ROI.

Digo eso porque, antes mismo de abrir, Usted va a tener los gastos para alquilar, habilitar, instalar, decorar, estoquear y, solamente ahora, puede esperar el primer cliente. (Por lo general, en los casos que tuvimos dietéticas, con mi esposa, el primer cliente pidió algo que no teníamos).

Bueno, esa inversión previa a la apertura, Usted, ahora, la va a prorratear en varios meses, digamos un año.

Aterricemos en el concepto de punto de equilibrio: el punto de equilibrio se logra cuando la venta bruta empata con los gastos. Por gastos se entiende surtido, reposición, alquiler, impuestos, servicios, cargas sociales. Es ese momento (esperado) en que la sumatoria de los gastos y la venta bruta se igualan (cabeza a cabeza), decimos que logramos el punto de equilibrio. Ni ganancia ni pérdida.

Es el caso de una cervecería artesanal, dónde el emprendedor me dice: con 5 mesas ocupadas (por noche), salgo hecho. No gano, pero no pierdo. Hay muchas formas de calcular el punto de equilibrio. Pero, siempre es el empate entre griegos y troyanos.

MUY IMPORTANTE: es muy importante considerar todos los números, de toda la inversión (alquiler, instalaciones, stock, habilitaciones, servicios). Y, terminado el primer mes, hay que tener bien claro cuál es el volumen total de gastos.

Semáforos amarillos

Evite instalarse al lado de otra dietética. El mundo es grande.

En este momento pandémico, muchos están pensando en instalarse.

Los fondos para la inversión, generalmente, surgen de una indemnización, de un aporte familiar, de la venta de un auto. Busque saber más del rubro, visite lugares, consulte, saque números. Para no quemar recursos.

Caso necesario, acuda a mi nota anterior y relea. ¿Desde qué lugar quiero hacer esa inversión? ¿Desde la razón? ¿Desde la ilusión? ¿Desde la incertidumbre?

Piense en no ser más de lo mismo. Sabemos que la diferenciación es difícil. Pero siempre uno puede destacarse en algún aspecto.

Con prudencia, coraje y templanza:

“Yo anduve siempre en amores…
¡Qué me van a hablar de amor!…
Yo he vivido dando tumbos
Rodando por el mundo
Y haciéndome el destino
Y en los charcos del camino
La experiencia me ha ayudado
Por baquiano y porque ya
Comprendo que en la vida
Se cuidan los zapatos
Andando de rodillas”


Letra de Homero Expósito

Helio Perotto 
CONVIVIR

*Helio Perotto es brasileño y ciudadano italiano. Psicólogo, educador, con posgrado en comunicación comercial y teleeducación. Desde el año 2001 escribe regularmente y exclusivamente para los lectores de CONVIVIR. El público merece buena prensa. Es empresario PYME, dueño de las marcas Samurai, Gurfi. Y, como noticia, está lanzando un libro cuyo tema es: Marketing para productos naturales. 

Para contactarse: helioperotto@gmail.com

 116274-6315  |  @samurai_proteico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here