Homeopatía para grupos de animales

41

A veces los veterinarios homeópatas nos encontramos con casos donde debemos tratar a una población de animales. En el campo a un grupo de bovinos, ovejas, cerdos, aves y en la ciudad a un criadero de perros, gatos o lo que llamamos una gatera con más de treinta gatos en su hogar o los refugios de animales. 

En estos casos, sacando algún caso individual especial debemos tratar al conjunto. Si hay una parasitosis o una enfermedad infecciosa cualquiera debemos recurrir a una estrategia especial. Saben que la homeopatía es una ciencia médica individual, que trata a cada paciente en forma única y en forma holística, es decir integral. La doctrina homeopática nos muestra perfectamente cómo hacerlo, pero también Hahnemann el fundador de la homeopatía, tuvo previsto estas contingencias. En aquellos años primeros del siglo XIX en Europa había epidemias variadas: sarampión, viruela, cólera, gripe etc. El maestro para esos casos tomaba lo que se llama el genio epidémico. Es decir que tomaba al conjunto de pacientes como si fuera uno sólo, tomando los síntomas característicos de esa epidemia en especial y los repertorizaba como si se tratara de un enfermo único. El remedio que salía de ese estudio, luego se le daba a todos los pacientes tanto enfermos como sanos, estos últimos para evitar el contagio. Por aquellos años también comenzó la homeopatía en veterinaria. Un colega ruso Guillermo Lux en el año 1810 comenzó a usar homeopatía en sus pacientes. Estos eran grandes poblaciones de vacas y también de equinos. Como le era muy difícil tomar síntomas mentales a los pacientes individualmente lo que hizo fue tomar muestras de los órganos afectados en los animales muertos y con esas muestras elaborar un remedio de la misma forma que se elaboraban los remedios homeopáticos, es decir con diluciones y sucusiones y luego ese remedio extremadamente diluido se lo daba a toda la población a través del agua que tomaban. Fue el comienzo de lo que se denominan autonosodes. Basado en la experiencia de Hahnemann, Lux y luego otro médico llamado Hering y luego con la mía propia tengo armado un protocolo de trabajo con homeopatía en poblaciones. En el campo por ejemplo tengo un grupo de 200 terneros que van a ir a un campo de invernada. Años anteriores con el uso de antiparasitarios convencionales los animales tenían diarrea, pelo arratonado, color desteñido y luego cuando se llevaban al feedlot había mortandad. La causa principal era la resistencia a los antiparasitarios convencionales, es decir que los parásitos se hacían no sólo resistentes al remedio, sino mucho más patógenos. Lo que hice fue tomar muestras de materia fecal de esos animales y con ellas y un método especial elaborar un autonosode homeopático. Ese remedio potenciado correctamente se le daba luego a los animales en el agua de bebida, un bidón por tanque australiano por semana durante cuatro semanas. Con ello logramos una inmunidad a los parásitos, evitando de esta manera que se enfermen. Los resultados fueron excelentes: Aquí el informe del Ingeniero Agrónomo que maneja ese campo “En cuanto a las observaciones que hemos realizado, se nota una muy buena coloración de los animales, este rodeo es Aberdeen Angus negro, su estado es bueno, resulta muy fácil la administración de la medicación en el agua de bebida, y cuando hicimos dos grupos de terneras tratadas con el homeopático y el otro con antiparasitario convencional la diferencia fue contundente en los coproparasitológicos, es necesario hacer los análisis pues sino, sobre todo los encargados de campo no te creen y niegan los buenos resultados de ésta alternativa”.  Aquí hago un paréntesis. Los colegas veterinarios como los encargados de los campos niegan a la homeopatía, piensan que es imposible que un medicamento tan diluido pueda actuar y no quieren ver lo evidente. Cuesta hacerlos entender. Pero las pruebas son contundentes. Los animales tratados con homeopatía están mucho mejor que los tratados con medicamentos químicos. Y los resultados de laboratorio también lo indican. En la ciudad es lo mismo, se toman muestra de materia fecal o de secreciones en caso de enfermedades infecciosas y con eso se hace un remedio para todos los animales por igual. Los resultados son sorprendentes. Basta de químicos. Más económico, más fácil de usar y mejor calidad de vida de los animales. 

Cuando hay una epidemia como ahora la de coronavirus, los médicos homeópatas toman los síntomas guías de la enfermedad de varios pacientes, luego la repertorizan e indican el tratamientos para enfermos y sanos. Espero que no llegue a ser grave en nuestro país, pero si sucede está esta solución homeopática. Hasta la próxima. Salud y alegría. 

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata
www.homeovet.com.ar   |   @homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here