Fibroniebla

4

Relacionada con la niebla cerebral, fibroniebla o niebla mental, es una alteración del cerebro que pueden presentar adultos mayores, o personas adultas con fibromialgia. 

Así como sucede con la fibromialgia, el motivo concreto que la desencadena, no está del todo claro: se piensa que el origen del problema puede estar en los diferentes grupos de neuronas de la corteza cerebral. 

La persona que sufre niebla cerebral tiene una disminución de energía que le impide seguir pensando.

Los pacientes con niebla cerebral muestran varias señales de alerta, que pueden combinarse entre sí. 

Señales que alertan que se padece niebla cerebral

La persona con fibroniebla puede sentir varios síntomas combinados:

-Pérdida de memoria: olvidan informaciones sencillas como el nombre del familiar o la conversación que acaban de mantener con un amigo y les resulta difícil mantener alguna información verbal; los olvidos surgen a corto plazo.

-Falta de comprensión: que le impiden al cerebro asimilar lo que está leyendo o la explicación de otra persona, aunque sea sencilla.

-Tienen poca claridad, carecen de rapidez de pensamiento: les es difícil centrarse en un tema, o sacar conclusiones, aunque esté familiarizado con el tema; los pensamientos se desarrollan de forma muy lenta. 

-Pueden perder la orientación: La dificultad para pensar provoca desorientación aún en lugares que conoce; puede necesitar varios minutos para saber qué camino debe seguir.

-Pierde recursos cognitivos, y es como si se apagase. La persona se queda en blanco, no puede continuar la conversación que estaba manteniendo, o no sabe qué es lo que iba a hacer en ese momento.

Para la falta de energía: 

No olvidar la glucosa: azúcar mascabo (1 cuch. sopera) o blanca (1 cuch.tamaño té a la mañana). 

Levadura de cerveza (1 cuch, sopera con el desayuno y 1 con la cena. 

Vitaminas/minerales antioxidantes, tomar 1 tableta con desayuno y 1 con almuerzo. 

Ginkgo biloba, tomar 1 tableta por la mañana. 

Un regulador de endorfinas es el chocolate amargo 60/70 %. 

La fibroniebla no afecta sólo a las personas de edad: hay una serie de razones asociadas a su aparición que les son comunes a todos son:

-Déficit de nutrientes: la  alimentación mala y escasa produce disminución de las vitaminas,   minerales y micronutrientes necesarios para que el cerebro pueda funcionar correctamente: el magnesio, que se encuentra en los vegetales verdes; los antioxidantes y vitaminas con una importante función metabólica; las semillas y el aceite de girasol con omega 6, que son antiinflamatorios; la falta de calcio, por exceso de fósforo en lácteos y carnes comidas en exceso, lo que impide su absorción por falta de enzimas…

-Falta de un descanso adecuado: al pasar los años se duerme menos y a deshoras, o dando cabezadas en el sofá: el mal dormir y por pocas horas hace que el cerebro tenga menos energía para pensar con claridad.

-Desequilibrio bioquímico: que afecta a neurotransmisores cerebrales que no llegan a regular la producción de las sustancias químicas responsables de los estados de ánimo.

Ese desequilibrio, favorece el aumento de la niebla cerebral y provoca ansiedad o depresión. 

-Sedentarismo!!  realizar ejercicios simples, caminar 20 minutos a la mañana y 20 minutos a la tarde, si es posible, activan la circulación del organismo y del cerebro, y permiten llegar a la tercera edad más lúcidos y descansados…

La niebla mental puede ser un aviso de que se está acercando la menopausia: 

Los cambios hormonales de la mujer en esta época pueden acelerar trastornos: la consecuencia es que se produce más cortisol, hormona que altera las células cerebrales y aumentan el estrés. Para mejorarlo, tratar de hacer una rutina diaria al acostarse y levantarse.

Y por último… evitar demasiados estímulos para el cerebro: la sociedad cada vez exige más… lugares de trabajo donde se realizan muchas funciones… seguir estudiando… mantener una buena apariencia física…, cuidar de hijos o familiares mayores, (esta presión recae más en mujeres), cuidar la economía de la casa para cubrir gastos y poder ahorrar algo, etcétera. Hay personas que hasta duermen pensando en esto…y no permiten que el cerebro descanse:  entonces ante este grado de saturación él mismo decide apagarse.

Por Dra. Elba Albertinazzi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here