Emisión cero y energías limpias: Automóviles eléctricos

13

 El 17 de noviembre el Reino Unido anunció que prohibirá la venta de autos y camionetas a diésel y gasolina a partir del 2030, cinco años antes de lo que había pautado en 2017. Los automóviles híbridos continuarán a la venta hasta 2035 y se prevé acelerar la expansión de puntos de recarga de eléctricos y de los parques eólicos para llegar a producir 40 gigavatios de energía limpia para 2030. 

El plan del Reino Unido busca ser exhaustivo e impulsar la eficiencia energética y el proceso hacia la emisión cero en todas las áreas. Aprovechando el desarrollo para generar nuevos puestos de trabajo. Se propone por ejemplo instalar hasta 600.000 nuevas bombas de calor para reemplazar las calderas de los edificios y generar para eso 50.000 puestos de trabajo. Se comprometieron a apoyar al sector de transporte marítimo y aéreo a lograr la emisión cero, dos sectores hasta ahora excluidos de las políticas contra el cambio climático. Y replantar cada año hasta 30.000 hectáreas de nuevos árboles. 

Este plan es uno entre tantos de los países europeos, la iniciativa ecológica lleva años en el continente, pero se oficializó en 2018 cuando Unión Europea (UE) pautó que debían ser climáticamente neutros para el 2050, tener cero emisiones. En el marco de este acuerdo se inscribe la necesidad de reducir la circulación de vehículos “térmicos” como llaman a aquellos que consumen combustibles fósiles. 

El impulso del uso de autos eléctricos y prohibir en el corto o mediano plazo la venta de los que consumen combustibles fósiles está presente en Europa hace varios años. Entre el 2016 y 2017 la mayoría de los países impulsó alguna política estatal en esta línea. En 2017, por ejemplo, Alemania puso una fecha límite a la circulación de autos “térmicos” con la intención de que para el 2030 todos los nuevos vehículos fueran libres de emisiones.

Para impulsar la compra de híbridos y eléctricos, que suelen ser más caros que los autos que usan combustible, los estados de la UE pautaron distintas políticas. Alemania estableció un programa de incentivos con descuentos de hasta €4000 para la compra y la excepción de impuestos durante los primeros 10 años, entre otros beneficios.

Noruega es el país con más automóviles eléctricos en el mundo. Y aun cuando el 40% de su Producto Bruto Interno (PBI) es producción de petróleo, desde hace décadas que se volcaron a la energía limpia. En 2016 se vendieron en Noruega 44.888 autos eléctricos, estas cifras son posibles porque cuenta con un programa de subvención estatal desde hace treinta años, lo impulsaron en 1990. Además, quienes manejan estos vehículos están exentos de los impuestos que pagan los autos comunes, no pagan peajes, estacionamiento, pueden circular por los carriles exclusivos y pueden viajar gratis en los ferris. 

Francia, España, Bélgica, Austria, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Holanda, Polonia, Portugal, República Checa, Rumania, Suecia y Reino Unido. Todos estos países cuentan con algún beneficio a la compra y uso de los autos eléctricos, en su mayoría subsidios a la compra y excepciones impositivas.

En septiembre de este año por primera vez en la historia europea las matriculaciones de vehículos eléctricos superaron a las de autos a diesel, aún no a los de gasolina, pero el plan iniciado hace unos cuatro años en la UE parece estar rindiendo frutos. En 2019 las matriculaciones nuevas fueron: 59% a gasolina, 20% a diesel y 11% eléctricos. Y en 2020 fueron: 47% a gasolina, 24,8% a diesel y 25% eléctricos.

Catalina Llarín
CONVIVIR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here