Bienvenida la Sororidad

El movimiento de mujeres, recientemente visibilizado en los medios masivos de comunicación, está logrando llegar a todas nosotras y mostrarnos de qué se trata, y por qué como mujeres es importante considerarnos feministas.

En un contexto donde las mujeres vivimos no uno, sino muchos tipos de violencia; donde la diferencia salarial entre hombres y mujeres es una realidad; donde una mujer es víctima fatal de un femicidio cada 18 horas; donde tenemos que salir a la calle con miedo de día y de noche. La sororidad es clave.

Sororidad es una palabra que intenta definir una relación de hermandad y solidaridad entre mujeres en un contexto adverso. La posibilidad de crear una red de contención para todas nosotras, que nos ayude, no a querernos más, sino a liberarnos cada vez más. Nos insta a ponernos en los zapatos de nuestras hermanas, porque no todas vivimos el mundo con la misma libertad. Implica pensar más allá de nuestras experiencias personales, pensarnos de modo colectivo y acompañaros entre todas en la defensa de nuestros derechos y en el reclamo por la igualdad. El objetivo es cooperar sin ceder ante las ideas de la mayoría, es aceptar la diversidad y formar coyunturas para para ser una sola unidad por y para todas las mujeres.

Este concepto no es nuevo, está dando vueltas desde los 80 y por suerte hace tiempo que muchas lo llevan a la práctica. Creo que hoy es necesario ver a nuestras referentes culturales y aunque parezca más frívolo, ver lo que pasó en la entrega de los Oscars el domingo 4 de marzo, es importante. La actriz Frances McDormand llamó a sus compañeras de terna a abrazarse y aprovechó su discurso para hablar de la necesidad que tenemos como mujeres de estar juntas, de acompañarnos y ser una unidad ante los avances de violencia y desigualdad. La realidad es que Frances hablando en ese contexto, igual que Malena Pichot haciendo stand up en Netflix, o el debate sobre feminismo que se dio en Intrusos, sirven para mostrar y llegar a muchas más mujeres, y popularizar conceptos como el de sororidad, logrando que cada vez más nos pensemos feministas y podamos dejar de ver solo en nuestras experiencias personales para ser un colectivo de mujeres que avanza junto.

Para cerrar elijo citar a Claudia Karol porque creo que lo puso con mucha claridad: “Los feminismos no son modos de intervención política fundados en la violencia. Son experiencias de solidaridad, buscando liberarse/liberarnos de las muchas violencias que sufrimos.”

 

Catalina Llarín
CONVIVIR

Autor

Artículo anteriorTalleres de capacitación en cocina libre de gluten en el Normal N°6
Artículo siguienteLa violencia empieza en la falta de maternaje cuando fuimos niños

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!