Hallan 70 libros antiguos en Jordania

132

En un área apartada de Jordania se descubrieron en una gruta entre el 2005 y 2007 un grupo de 70 libros con 15 hojas de hierro cada uno, del tamaño de tarjetas de crédito, reveló el arqueólogo David Elkington en una entrevista publicada en un video de BBC.

Es el mayor descubrimiento de la historia del cristianismo, y muchos símbolos representan la presencia de Dios, según el arqueólogo. Sobre las páginas de estos pesados libros hay símbolos, figuras y escrituras, y es probable que sirvieran como literatura del cristianismo primigenio, explica el investigador.

Están escritos en hebreo y griego y fueron encontrados en una cueva después de unas inundaciones.

La datación con carbono, señaló al romper el sello de uno de los libros, que tienen 2.000 años de Antigüedad.

El Director del Departamento de Antigüedades de Jordania, señaló que «este reencuentro equivale, si no supera, a la importancia de los Rollos del Mar Muerto», y agrega que los primeros análisis son prometedores.

Los libros parecen mencionar al Restaurador Mesías, e incluso hacen referencia a la crucifixión y

La resurrección de Jesucristo.

«En primer lugar hay una cruz, por lo que parecería la tumba de Jesús, un pequeño edificio con una abertura, y en el fondo los muros de una ciudad», explicó Pihilip Davies, un conocido estudioso norteamericano de la Universidad de Sheffield, según la agencia Ansa.

Al interior del libro se indica claramente la ciudad de Jerusalén agrega Philip Davies y dice:

«Cuando lo he visto, me quedé impresionado: es claramente cristiano», agrega la agencia.

Muchas hojas fueron selladas herméticamente, lo que conduce a los expertos a especular que se trata de los antiguos mandamientos perdidos mencionados en el Apocalipsis de San Juan. En el sitio del hallazgo, se guarecieron algunos cristianos luego de la caída de Jerusalén cerca del 70 a.C. En el mismo lugar hace tiempo también se hallaron importantes escritos correspondientes al mismo período.

Tal afirmación hicieron los arqueólogos basándose en las huellas de corrosión de los libros, al mismo tiempo que descartaron la posibilidad de una falsedad.

Si se terminara por comprobar el origen de los libros, se contarían entre los más antiguos escritos del cristianismo, incluso anteriores a las obras de San Pablo.

Tal vez estos manuscritos contengan registros de los últimos años de Jesucristo hechos por sus contemporáneos, por eso el arqueólogo Elkington, explica que su misión es evitar que los libros pasen al mercado negro y espera que lleguen pronto al Museo de Jordania.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here