Aceite de hígado de Bacalao: El secreto de salud vikingo

10

Desde el hemisferio sur no conocemos tanto de su historia, tal vez, pero el aceite de hígado de bacalao fue lo que hizo la diferencia y convirtió a los vikingos en grandes conquistadores. Consumir este aceite les permitió contar con suficiente cantidad de vitamina D, que de otra forma por las pocas horas de sol que hay en la región no podrían haber obtenido. Otros pueblos de la región sufrieron los efectos de la descalcificación y el debilitamiento del sistema inmune. Tenemos algo para aprender de la historia, entonces. 

Las propiedades del aceite de hígado de bacalao son muchas y variadas: 

-Aporta Omega-3

-Aporta vitaminas A y D

-Contribuye al correcto funcionamiento del sistema inmune

-Ayuda a la vista

-Propiedades antioxidantes

-Reduce el riesgo de complicaciones cardíacas

-Mejora el funcionamiento cerebral

Aporta Omega-3

El aceite de hígado de bacalao contiene este tipo de ácidos grasos que son altamente beneficiosos para una gran cantidad de enfermedades. Ayuda a prevenir el riesgo de contraer enfermedades cardíacas, reduce la inflamación, la presión arterial y ayuda a reducir el colesterol malo.

Aporta vitaminas A y D

La vitamina A fortalece el sistema inmunológico. Aporta defensas y reduce el riesgo de contraer toda clase de enfermedades.

La vitamina D ayuda a fortalecer el tejido de los huesos y de las uñas. Por ello, su consumo es ideal para niños que están en edad de crecimiento y endurece aún más estos tejidos en su edad adulta.  Una cucharada pequeña de aceite de hígado de bacalao proporciona más del 100% de vitamina D por día para personas menores a los 70 años.

También alivia el dolor en los huesos y en las articulaciones para las personas que padecen de artritis reumatoide, ya que reduce su inflamación crónica.

Mejora la visión

Con la edad, las personas solemos ir perdiendo progresivamente la visión, sea por degeneración macular (DMRE) o por glaucoma. Los ácidos grasos de omega 3 que proporciona este suplemento, protegen y previenen contra las múltiples enfermedades oculares ya que reducen los factores de riesgo que generan el daño.

Reduce el riesgo cardiovascular

Los investigadores observaron que los ácidos grasos omega-3 de los alimentos y los suplementos dietéticos impactan los niveles de colesterol y triglicéridos y la presión arterial. Notaron también que los ácidos grasos omega-3 influyen en los problemas cardiovasculares prolongados, como el riesgo de ataque al corazón, insuficiencia cardiaca, derrame cerebral, muerte por enfermedad del corazón y muerte por cualquier causa.

Es central para la salud neurocerebral

Varios estudios han observado que las personas que tienen altos niveles en la sangre de ácidos grasos Omega-3 (y de vitaminas) muestran menos encogimiento cerebral y mejores capacidades mentales. Por tanto, se asocia la ingesta de este nutriente con una mayor protección de las funciones cerebrales.

Además, se ha demostrado que ayuda a reducir los síntomas de ansiedad y depresión. Este proceso se da gracias al aporte de la vitamina D, la cual se une a los “receptores” cerebrales impulsando a que se liberen las hormonas como la serotonina.

En varios estudios, se demostró que tomar aceite de hígado de bacalao por vía oral estaba vinculado a tener un 29% menos de probabilidades de tener síntomas de depresión sobre todo en personas mayores.

¿Cómo consumirlo?

Se lo puede consumir líquido y una sola cucharada proporciona un 31% de las necesidades diarias de vitamina A, cerca de un 200% de las necesidades diarias de vitamina D y cerca del 83% del valor de referencia para Vitamina E.  Por tanto, es una de las mejores fuentes de nutrientes que existen. Es común ingerir entre 1 a 2 cucharadas pequeñas diarias (5ml).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here