La belleza de tus ojos

0
vitaminas A,B,C Y D y su relacion con la vista

Los ojos son una parte esencial de la belleza, y sucede que se ven aún más afectados que la piel y el cabello por los factores externos. El primer requisito para unos ojos bellos es una buena dieta. 

La vitamina A está muy relacionada con la buena vista, los ojos claros, y la capacidad de ver bien en la oscuridad o con poca luz. Podemos encontrarla en el aceite de pescado, yema de huevo, verduras y frutas amarillas, naranjas, zanahoria, berro, perejil, lechuga, tomate, col, diente de león. Esta vitamina aumenta la resistencia a las infecciones, participa en la regeneración de los tejillos, (enfermedades de la piel, arrugas, especialmente junto con la vitamina E).

La vitamina B2, que es una fuente de energía y evita los calambres. Se encuentra en la levadura de cerveza, germen de trigo, cereales germinados, queso de cabra. 

Las vitaminas D y C, también son fundamentales para nuestra piel y ojos. Obtenemos la Vit. D principalmente de los baños de sol, en pescados como salmón, sardinas y en el queso de cabras y yema de huevo. Y la Vit. C la obtenemos de las naranjas, limones, kiwi, frutillas, tomate, pimientos rojos, berros, perejil, espinaca, ajos, por ej.  Es muy importante trabajar con buena luz, que debe provenir de atrás, de arriba o de un costado, pero no de frente, pues le haría fruncir el entrecejo, estimulando las arrugas y la mala vista. Si por mucho tiempo tiene que fijar la vista, conviene tratar de descansar los ojos a intervalos. Por ejemplo, cubrir los ojos con las palmas, de modo que se elimine la luz. Se mantienen abiertos durante unos minutos. Los ejercicios oculares son rápidos y sencillos de hacer, ayudan a la vista al reforzar los músculos, al mismo tiempo que reducen la tensión ocular. Por ejemplo: rotar los ojos sin mover el cuello, en todas direcciones, 10 veces para cada lado.  Ayuda para los ojos enrojecidos e hinchados: Se colocan rodajas de pepino frescas sobre los párpados cerrados, mientras se descansa si es posible con los pies en alto. También el clásico baño ocular con infusión de manzanilla o de eufrasia, una hierba especial para la vista. La piel que rodea a los ojos es muy sensible, delgada y delicada, no contiene glándulas sebáceas y la circulación es escasa. No utilice nunca astringentes, cremas pesadas, ni máscaras faciales alrededor de los ojos, pues estirarían la piel y producirían hinchazones y arrugas prematuras.  La humectación constante es tan importante para la zona ocular como para el resto del rostro, pues ayuda a suavizar y lubricar la piel y a retrasar la formación de arrugas. Sin embargo, necesita elegir con cuidado, optando por aceites vegetales o cremas suaves especiales, de textura ligera Recomendamos aceite de almendras puro, de germen de trigo, de kiwi, o las cremas especiales para párpados de las líneas.

Por Beatriz Prodan

Artículo anteriorInteligencia Emocional, aplicada en la dietética
Artículo siguientePROTEÍNAS VEGETALES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí