Una yegua llamada D, la homeopatía e Internet

21

Hoy quiero contarles cómo la homeopatía me permite fácilmente hacer consultas por internet y tratar a todo tipo de animales, incluso a algunos que no son habituales en mi trabajo en la ciudad. En 1827 Franz Boenninghausen, un eminente abogado y botánico residente en Holanda, padecía una grave enfermedad, común en esa época: Tuberculosis purulenta. Con un pronóstico tan malo, se fue despidiendo enviando cartas a sus amigos, contándoles lo que le pasaba. Entre ellos estaba August Weihe médico y botánico que además era uno de los primeros homeópatas en su región de Westfalia. Este amigo, conmovido por la situación le pidió que describiera por carta todos sus síntomas. Con estos datos “tomados a la distancia”. Weihe le hizo un estudio homeopático y le prescribió un remedio llamado Pulsatilla para que tomara diariamente. En el término de un año de tratamiento, con varios “mails” en el camino. pudo curar a su amigo enfermo. Asombrado por su curación casi milagrosa, Boennighausen se puso a estudiar homeopatía y se transformó en un eminente homeópata, tal es así que el Rey Federico Guillermo IV le autorizó a ejercer la medicina homeopática, a pesar de no ser médico. Con los actuales medios de comunicación que disponemos hoy, podemos intercalar, imágenes, filmaciones, radiografías, análisis hasta videollamadas, se pueden hacer estos estudios homeopáticos a distancia sin ningún problema. Todos los casos ya tienen un diagnóstico nosológico y análisis de todo tipo indicados por uno o varios veterinarios. Lo que tenemos que agregar y es fundamental son los síntomas mentales, emocionales, de conducta, su historia de vida, etc. Debemos individualizar al paciente y su enfermedad para luego, siguiendo un protocolo definido, buscar el medicamento mejor indicado. Es una práctica que vengo haciendo hace años y que ahora con esta pandemia que nos recluyó en nuestras casas se hizo algo frecuente. La mayoría de los casos se refieren a gatos y perros, pero de vez en cuando las consultas vienen de otros animales: bovinos, porcinos, equinos, pájaros. Etc.

Les voy a contar de un caso que me llegó hace poco: “Googleando homeopatía en la web, encontré tu sitio. Estoy desesperada… Tengo una yegua, D, de 15 años de edad. Ella está en casa de una amiga bajo indicaciones estrictas de los veterinarios. En el mes de diciembre tuvo una lesión en la mano derecha. Ella no estaba a mi cargo. La vio el primer veterinario quien hizo los primeros auxilios. Luego entré en un derrotero de veterinarios del ambiente hípico quienes al día de hoy y llevando 2 meses de antibióticos, DMSO, corticoides y curaciones locales, vendajes… no mejora. Estoy desesperada y ya evaluando una eutanasia en 15 días”. 

Ante tal urgencia y gravedad, le envié un cuestionario para que me detalle los síntomas locales, generales y mentales. Junto con las respuestas, me envió fotos de la pata lesionada, las radiografías y la foto de la yegua con evidentes signos de dolor y desesperación. No apoyaba la pata. Le envié las fotos a dos colegas amigos, que son especialistas en equinos que me dijeron que tenía una fractura y una reacción inflamatoria severa que degeneró en una osteomielitis (infección de los huesos). Además de una cicatrización exuberante que se denomina queloide. El pronóstico muy grave. Yo no soy especialista en equinos, pero sí en homeopatía y me puse a estudiar los síntomas, las lesiones y le armé dos frascos con varios medicamentos. En ese momento estaba con dos antibióticos juntos para combatir sin éxito la grave infección. Comenzamos a darle los remedios homeopáticos un lunes y el jueves a la noche, tarde, me llama la dueña muy emocionada y me pasa el mensaje grabado de su veterinaria: “la vendé y está muchísimo mejor, apoya más normal, un gran avance y evidentemente están trabajando los remedios homeopáticos…”  Y siguió mejorando con los días. Me enviaba videos de como caminaba, la expresión de la cara era otra, ya no estaba sufriendo, ahora se la veía tranquila y alegre, disfrutando del paseo.  Con solo diez días de tratamiento homeopático se hizo lo que casi tres meses de calmantes, antibióticos y demás no pudieron. La sorpresa de los veterinarios que la estaban atendiendo fue la misma que tuve yo cuando hace muchos años vi mi primer caso tratado con homeopatía. ¿Qué le dio? ¿Qué tiene ese medicamento? ¿Cómo funciona todo esto? Yo me inscribí en un curso de homeopatía y aquí estoy. En realidad, lo que hacen los medicamentos homeopáticos bien indicados, es estimular al cuerpo para que reaccione y se cure a sí mismo. Así le envía glóbulos blancos llamados macrófagos, que van eliminando la infección eliminando todo el tejido muerto y reacondicionando todo, y todos felices.

Como siempre me despido hasta la próxima con Salud y Alegría.

Estamos atendiendo los días

Martes y Sábado por la mañana. 

Solicitar turnos al 4632-3558

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata
homeopatia5@gmail.com
www.homeovet.com.ar
@homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here