SARCOPENIA: pérdida de fuerza y el funcionamiento muscular en los adultos mayores… y no tanto

35

En este artículo nos ocuparemos de las personas mayores…y de personas no tan mayores, pero que deben cuidar su aparato osteomuscular. Como el nombre lo indica, nos referimos a los huesos, cuyo metabolismo está muy bien estudiado, y sus acompañantes, los músculos, que conocemos hace poco tiempo, pero que son importantes para realizar los movimientos del cuerpo. Sin ellos no podríamos pararnos, caminar, subir escaleras, jugar con nuestros hijos y nietos, etc.

Como todo sistema humano, ellos también pierden sus fuerzas y energías a lo largo de la vida… es un proceso de envejecimiento que vemos cotidianamente en las personas mayores.

Las limitaciones que nos causaron… y nos causan las diversas restricciones hicieron que muchas personas abandonaran sus hábitos de caminatas o prácticas deportivas por bastante tiempo, e incidió en el aumento de esta patología llamada SARCOPENIA que se caracteriza por disminución de la masa muscular, que nos lleva a perder fuerzas para caminar, levantarnos de una silla, etc.

¿Qué es la sarcopenia? Por definición es una enfermedad musculoesquelética, asociada con la edad, puede comenzar alrededor de los 50 años, con pérdida de fuerza por la disminución de las fibras y la masa muscular.

Es una enfermedad multifactorial, es decir que depende de diversos factores: alimentación, estilo de vida y factores hormonales, que también disminuyen con los años. No se conocen todavía tratamientos efectivos farmacológicos, así que debemos utilizar el enfoque nutricional y la rehabilitación física, que permiten la recuperación muscular. 

Sabemos que la diminución de la masa y la fuerza muscular comienza cerca de los 50 años y se agrava con el tiempo,  sobre todo en pacientes sedentarios,  pero también influyen otros factores: falta de nutrientes como ciertos aminoácidos específicos, reducción de la ingesta por falta de apetito, común en personas mayores por pérdida del gusto y el olfato; hay trastornos del aparato digestivo con vaciamiento lento del estómago,  por carencia de las enzimas necesarias para la digestión; puede haber anorexia o problemas de mala absorción con mayor riesgo de mortalidad….              

Como las hormonas también influyen debemos tener en cuenta la diferencia de sexo: en los hombres la masa muscular disminuye en forma gradual, pero en la mujer lo hace bruscamente, al llegar a la menopausia.

El diagnóstico se realiza por disminución de la masa muscular que se asociada a menor fuerza, y menor rendimiento físico.

La alimentación es importante para mejorar el aporte de ciertos nutrientes, que son utilizados por el músculo esquelético para aumentar su volumen y su fuerza: son los aminoácidos ramificados llamados leucina, isoleucina y valina, que una vez digeridos en el estómago se absorben rápidamente en duodeno, llegan al hígado y desde allí, circulan por la sangre a todos los músculos para reconstruir sus fibras.

Los aminoácidos ramificados se encuentran en los vegetales de hoja verde, en cereales integrales: quinua, avena y arroz integral; en legumbres: lentejas y garbanzos; en nueces y semillas de girasol, lino y sésamo, en aceitunas y en sus aceites de 1era.prensada en frío. 

También están en animales: carnes, peces y huevo.

Es aconsejable comer diariamente una porción de aminoácidos ramificados vegetales e incluir 1-2 veces por semana otra porción de aminoácidos, pero de origen animal.

Otros nutrientes beneficiosos son: la vitamina D 3 –tomar una dosis c/3 meses en otoño, invierno y principios de la primavera, cuando no hay sol.

-Suplementar con levadura de cerveza nutricional, que mejora el metabolismo y es energizante, y aumentar la ingesta de banana que contiene potasio y proteínas.

Dra. Elba Albertinazzi
Asoc. Arg. de Médicos Naturistas

www.aamenat.org.ar 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here