PROUT: Para un nuevo orden global

24

Los seres humanos desean adquirir cosas de otros, no conocen límites. Sus esperanzas nunca se apagan, pero su espíritu de dar a los demás es muy escaso. En general, cuando las personas dan algo a los demás, la intención de la caridad o el servicio, es absolutamente secundaria; su sentimiento predominante es: recibir algo a cambio. En otras palabras, tienen una avaricia extrema para ganar fama con una mano, y dar caridad con la otra. Un espiritualista tendrá que adoptar el curso opuesto para deshacerse de las llamas ardientes de la codicia, tendrá que desarrollar un deseo infinito de dar a los demás sin ninguna intención de obtener nada de ellos. Lo contrario es el capitalista, en primer lugar, porque carece de conciencia social. Y en segundo lugar, si alguno de ellos tiene un poco más de conciencia, la satisfacerá haciendo donaciones de acuerdo con su conveniencia, prioridades o inclinación, pero nunca dejarán de acumular objetos de disfrute. Un capitalista con conciencia puede donar cien mil dólares en cualquier momento, pero mientras compra y vende, no cederá fácilmente ni un centavo. Pero a las personas oprimidas les lleva mucho tiempo comprender que los capitalistas son los parásitos de la sociedad. Por lo tanto, se requiere una preparación minuciosa para terminar con la Edad Capitalista. Por capitalistas me refiero aquí al bajo tipo de capitalistas. Sin embargo, no estoy preparado para llamar a los que no son capitalistas bajos, capitalistas «altos»; porque si bien es cierto que dan donaciones y explotan, y que la sociedad se puede beneficiar de sus donaciones, ¡eso no devolverá a la vida a las personas que han muerto por su explotación! Los capitalistas son como un parásito mortal en el árbol de la sociedad que trata de matar el árbol chupando toda su savia vital. Pero si el árbol muere, el parásito también morirá. Los parásitos capitalistas entienden esto y por lo tanto tratan de asegurar la supervivencia de la sociedad haciendo algunas donaciones; construyen templos, mezquitas, iglesias y

posadas de peregrinos, dan pequeñas bonificaciones, alimentan a los pobres; etc. La calamidad solo llega cuando pierden su sentido común por la codicia excesiva y tratan de chupar a la sociedad completamente seca. … como los capitalistas saben muy bien, la mayoría de sus donaciones no son genuinas, sino que solo existen en papel, y cada vez que hacen donaciones genuinas, se dan cuenta del doble de la ganancia en alguna otra forma.

La mayoría de sus actividades caritativas no están inspiradas en el humanismo; su único propósito es mantener funcionando la maquinaria de explotación, es decir, a los intelectuales y los trabajadores. Si los intelectuales y los trabajadores mueren, ¿Quién habrá para explotar? Los capitalistas astutos consideran tales actividades caritativas como inversiones. Cualquiera que sea el motivo, los capitalistas a veces gastan generosamente en servicios sociales y actividades de caridad, pero al final de la Edad Capitalista pierden incluso los últimos vestigios de conciencia social, y como resultado de su necedad, se produce la revolución proletaria.

El mensaje de mi maestro P. R. Sarkar

“Los sabios dicen que en el pasado hubo muchísimas crisis en la sociedad humana.  La crisis es enteramente natural en la actividad. Donde hay movimiento, hay lucha, lucha contra la inercia de la tierra. En el pasado hubo crisis en las diferentes ramas de la civilización, también en el ámbito de la educación. Pero en la actualidad, la sociedad humana entera está globalmente enfrentando la crisis de la civilización, y particularmente en el campo de la existencia. Ahora mismo, la sociedad tiene que decidir si vivir o morir. Si se fomenta la crisis de la civilización en general, así como la existencial, la humanidad no tiene futuro. El futuro es oscuro, el futuro está sellado para siempre, pero como saben, yo no soy pesimista. Siempre soy optimista. Y quiero que todos mis hijos e hijas sean optimistas. También quiero que ellos luchen contra esta señal mortal de la humanidad y salgan vencedores. Estoy seguro que ustedes, chicos y chicas serán victoriosos. Es el deber de ustedes salvar a la humanidad. Confío en que puedan salvar a la humanidad porque tal como yo, ustedes también son optimistas.

Deben saber que grandes o pequeños, ustedes son pocos en número, pero, aunque pocos, son los portadores de la antorcha de la sociedad humana. Ustedes son los pioneros, son la vanguardia de la sociedad humana. Por lo cual, es su deber salvar la humanidad. Han de asumir las responsabilidades de quienes sean incapaces de cargar sus propios equipajes. Deben saber que la vida de los aspirantes espirituales es una misión, toda su existencia es una misión. Y ¿cuál es su misión? Salvar a la humanidad de esta crisis. Espero que tengan éxito. No solo espero, estoy seguro que tendrán éxito”.

Shubhankar Kumar

Prof. Hindú, Tantra yoga y Ayurveda, 
Discípulo de del gran filósofo P. R. Sarkar, creador de PROUT la teoría de la utilización progresiva.
Info.ayurkumar@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here