Personalidades homeopáticas en animales: Natrum Muriaticum

1

Siguiendo con nuestro muestrario de personalidades homeopáticas hoy voy a hablar de Natrum Muriaticum. Su característica principal es el trastorno por emociones. Recordemos que para la homeopatía el nombre de la enfermedad se da por el remedio que la va a curar. Y muchas veces las enfermedades provienen de trastornos emocionales. Los animales y las personas de Natrum muriaticum tienen una característica especial: No pueden olvidar, no pueden elaborar sus emociones. Si algo les provocó una pena profunda por una muerte o una bronca por alguna ofensa no se les olvida. Pueden pasar años que la van a recordar. El resentimiento les trae muchas veces enfermedades. Por suerte cuando los veterinarios homeópatas nos damos cuenta e identificamos al verdadero problema, dando unas gotas o glóbulos de Natrum muriaticum todo vuelve a la normalidad. Les voy a contar un caso reciente. Lucy era una perra de raza Breton español que vino al consultorio con su propietario. Mostraba una cara de preocupación, pero el que estaba realmente preocupado era su dueño. Lucy no le “hablaba” desde que la fue a recoger a la guardería, donde estuvo quince días cuando se fueron de vacaciones a la costa. Es que el año anterior la llevaron al mar y todo fue un desastre. Se pasaba todo el día somnolienta y protestona, nada la venía bien.  Si la llevaban a la playa no toleraba el sol, buscaba sombra constantemente, estaba sumamente irritada, de mal humor, si la dejaban en la casa hacía pis por todos lados y rascaba la puerta. Hasta se enfermó luego que tomó frío en una noche de tormenta, en fín unas vacaciones de porquería. Así que este año la dejaron en la guardería, pero cuando la fueron a buscar, ni los mira, ni participa de nada, es como si no estuviera. Los primeros días se lo aguantó pensando que estaría ofendida por el “abandono”, pero esto ya duraba más de un mes. No tenía ninguna intención de “amigarse”, hasta diría que estaba peor, seguía indiferente, alejada de todos, con cara de triste, como apenada, prefería estar sola, cada día comía menos, estaba perdiendo peso. Realmente el hombre estaba preocupado. 

Mirandola detenidamente, observé, además de su cara de preocupación, dos arrugas muy marcadas en la frente, dos profundos surcos horizontales y recordé que en el repertorio de síntomas homeopáticos esa característica correspondía a un medicamento llamado Natrum muriaticum. La sal común, el cloruro de sodio que diluido y dinamizado se transformaba en un poderoso remedio para todos los trastornos de origen emocional que quedan sin resolver. Es que los animales que tienen estas características están todo el día rumiando la bronca y la tristeza de lo que les pasó. En este caso el desengaño con sus dueños por el abandono. Es que el rencor y el resentimiento no lo abandonan jamás. Salvo que le demos su remedio a una potencia elevada. Los animales de Natrum no toleran el sol directo, ni el calor, ni estar cerca de una estufa, pero tampoco el frío intenso. Son retraídos, tímidos, se alejan del bullicio, hacen una vida separada de la familia. Durante el celo la perra se pone muy irritable. Comen como lima nueva pero no engordan nada y son muy sedientos de tomar agua a borbotones, capaces de vaciar el tarro de agua completo de una sola vez. Una característica muy particular es que no pueden orinar en presencia de personas, se apartan y lo hacen muy reservadamente. Se da generalmente en machos, le damos el nombre de “uretra púdica”. Es parte de su gran timidez. He tenido a otros pacientes de Natrum M. que se desbarrancaron cuando la muerte del dueño. No pueden hacer el duelo, se vienen abajo, se apartan y quedan tristes abandonándose y si no se les da el remedio pueden morir de tristeza. Si uno se acerca para consolarlos se enojan tanto que son capaces de morder a su propia familia. 

Cuando vienen a la veterinaria no miran a los ojos, apartan la mirada, muestran en forma indudable su malestar por estar allí. Son esos perros o gatos antipáticos, que no muestran cariño en el consultorio. Por supuesto que esto pasa en situaciones extremas donde afloran todas sus emociones y trastornos. Las personas de Natrum son aquellas que le ponen sal a la comida aun antes de probarla. El deseo de sal es extraordinario y muy marcado, al igual que la sed. Cuando se enferman se deshidratan con mucha facilidad. Los problemas hormonales son bastante comunes: Tiroides, Hipófisis, Ovarios son sus blancos preferidos. La piel que se irrita por acción del sol y el calor está seca y el prurito aparece muchas veces. El deseo de comer grasas a veces le trae algún trastorno digestivo. Son en general flacos y poco demostrativos. De más está decir que a Lucy le di Natrum Muriaticum 200 Centesimal y en pocos días volvió a la normalidad, se le pasó la “chiripiorca” y comenzó a comer como antes y a jugar con su familia. Será hasta la próxima bronca.

Como siempre me despido hasta la próxima con salud y alegría. 

Atendemos días Martes y Sábado por la mañana.  

Solicitar turnos al 114420-4998 y 4632-3558

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata

homeopatia5@gmail.com   |   www.homeovet.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here