Mi perro tiene terror a petardos y tormentas

9

Los perros y sus terrores. Algunos de nuestros amigos ya nacen con esa predisposición a tener miedo a lo desconocido y los ruidos son una de las primeras causas. Hay otras. Un trueno muy fuerte, un petardo que explotó cerca puede ser el detonante de un problema para toda la vida.  En estas épocas de fiestas y fuegos artificiales tal vez se nota mucho más, pero durante todo el año lo vemos con las tormentas: el viento y los rayos son el motivo principal de este verdadero ataque de pánico. En la desesperación muchas veces han utilizado drogas tranquilizantes que dejan a nuestros amigos como drogados, imposibilitados de moverse, pero sufriendo el terror por dentro. Con esa carita de asustados y drogados al mismo tiempo. La solución homeopática para aquellos perros o gatos con terror a tormentas y cohetes está al alcance de tu mano. Es que la homeopatía con remedios muy diluidos y por lo tanto totalmente inocuos, sin efectos colaterales puede lograr que su perro o gato pase de un pánico total a un miedo manejable. Hace más de 30 años que venimos trabajando con este tema. Sea una fórmula llamada “Tormentas” o haciendo un estudio homeopático para individualizar el tratamiento tratando a nuestro paciente en forma holística. Esto último es lo más recomendado, pero no siempre se puede. La Fórmula funciona perfectamente en el 70% de los casos. El relato de nuestros clientes es más/menos siempre el mismo: “Basta que suene un trueno o se escuche un cohete, nuestro perro comienza a temblar, a salivar, quiere esconderse donde sea (generalmente en el baño, en la bañadera, debajo de la cama, dentro de un placard) y no hay forma de calmarlo”. En estos últimos meses hemos hablado de las características de los diferentes tipos de perros y gatos en referencia a un medicamento homeopático. En este caso los más sensibles a los ruidos que generan terror, son los “Phosphorus”, ellos serán ultrasensibles a todo. No solo a los ruidos sino también a los olores (estornudan si nos ponemos desodorantes o perfumes y huyen de los sahumerios). Serán animales muy cariñosos y afectuosos. Demandarán caricias todo el tiempo y estarán pegados a nuestros pies todo el tiempo. Si trabajamos en la compu, se pondrán echados al lado, necesitando un contacto físico. Si viene una tormenta, son nuestros meteorólogos, ya que mucho antes que suene el primer trueno ya estarán inquietos. Hay otro grupo también sensible a los ruidos, pero qué en lugar de temor, tendrán bronca. Ladran, si arrojan un petardo, querrán ir a morderlos, gruñirán, estarán irritables. Son una polvorita. Corresponden a las características de un medicamento llamado Nux Vómica. Ladradores, peleadores, pueden llegar a morder cuando están sacados. Así que tenemos dos tipos diferentes de hipersensibles, los que reaccionan con ataques de pánico y los que reaccionan con ataque de furia. Por supuesto que estos últimos necesitarán otro tipo de medicamentos para calmarlos. No hace falta tranquilizantes, aunque a veces un poco de pasiflora y valeriana, les vendría bien. Nosotros tenemos una fórmula con eso. Lo que necesitan es su remedio de base o una mezcla de medicamentos que les bajen un cambio y no reaccionen tanto. Con un simple llamado o Whatsapp preguntando ya sabemos que va a cada uno. 

ALGUNOS CONSEJOS

El manejo que hagamos con nuestro perro desde la primera vez es muy importante para no reforzarle el miedo.  No hay que apañarlo, ni compadecerlo, ni alzarlo, ni acariciarlo, ya que estas reacciones que parecerían normales de parte nuestra solo estarían agravando el cuadro. Los perros piensan como perros, y si tienen miedo y tiemblan y uno los acaricia y dice “pobrecito”, lo que ellos sienten es: ‘Si hago esto de temblar y asustarme, me recompensan, por lo que la próxima vez lo haré más intensamente…’ Por supuesto, lo que también debe evitar hacer el dueño es castigar a su animal, ya que esta actitud puede no sólo agravar el comportamiento en cuestión sino también deteriorar el vínculo con el perro. Ignorarlo o distraerlo con otra cosa, como un juego o un baile o lo que sea ayuda a que se le vaya pasando. El colocar un sonido fuerte, como música, para tapar un poco los ruidos de pirotecnia, es un buen método. Buscar un lugar en la casa donde el perro se sienta seguro. Una guarida. Puede ser una caja grande, un rincón, debajo de alguna mesa, tratar de dejarle en ese lugar su manta, alguna prenda tuya, vieja, pero con tu olor. De esa manera él irá a ese lugar cuando sienta miedo. Si le das las gotas de la fórmula homeopática cuando comienza la tormenta o los petardos, él se va a sentir más seguro y se va a refugiar a “su” lugar. Las gotas hay que repetirlas cada media hora tres o cuatro veces hasta que se impregnen bien. No son tranquilizantes, por lo que no lo dopan, pero le van a transformar un pánico en un miedo natural. Que pases un excelente fin de año con felicidad y sin problemas.

Envío a todos los lectores -y sus compañeros perrunos y gatunos- de Convivir, mis deseos de Salud y Alegría para el año que comienza!!

 MV. Jorge S. Muñoz

Médico veterinario homeópata

Atendemos días Martes y Sábado por la mañana.  

Solicitar turnos al 114420-4998 y 4632-3558

homeopatia5@gmail.com   |   www.homeovet.com.ar

@homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here