La luna lena de Libra

289

Cada mes nuestro Sol viaja por el «reloj» que es el Zodiaco, de un signo a otro, encauzando la energía de ese signo a nuestro planeta. En cada luna llena, durante tres días, una diferente combinación de energías se derrama sobre la Tierra.

Durante el mes de Libra y especialmente durante su luna llena tenemos la formidable oportunidad de usar inteligentemente la brecha entre el pensamiento abstracto y lo concreto. Como arquitectos, que a partir de la creación de un proyecto, crean un edificio concreto.

Libra es el séptimo signo y se opone a Aries, símbolo de la iniciativa e individualidad. En Libra aparece «Un Otro” con quien hay que conciliar, polemizar y amar. Libra es la balanza representa el equilibrio verdadero, que es un estado de avance y cambio perennes. Es un momento para buscar equilibrar virtudes y vicios, cultivar unas y prevenir los otros.

El equilibrio también es la Justicia, el balance entre lo bueno y lo malo, yo y otros. Uno de estos desequilibrios es la contaminación de la tierra, y ésta contaminación externa no es más que el reflejo de nuestra contaminación interior psíquica, codicia, odio, miedo e ira que nos obsesionan a todos en el mundo.

Este tiempo nos invita a meditar sobre las dificultades de la asociación entre personas, donde la rivalidad, la envidia y la competencia tiene mayor presencia que el entendimiento y el amor verdadero. Debemos concluir que no hay amos ni contrincantes sino compañeros de vida.

Dice Polonio en Hamlet:

“-Esto por encima de todo: sé fiel a ti mismo,

y de ello ha de seguir, como la noche al día,

que no puedas ser falso con hombre alguno”.

El 24 de septiembre 2018 a las 11.52 pm hora de Argentina, se hace la luna llena. Con ascendente en 4 grados de Géminis, para Buenos Aires. En este caso particular, Géminis nos propone que la resolución del choque – entre la iniciativa de Aries y el encuentro con el equilibrio de Libra- se manifieste en la comunicación geminiana.

La Luna Nueva se hace el 9 de octubre de 2018 a las 0.46 am con ascendente en 28 grados de Géminis, será un momento de inicio de relaciones novedosas y con consecuencia en el establecimiento de diálogos entre partes, gran oportunidad de armonía entre partes históricamente antagónicas.

Silvia Vilela
Astrologa

Artículo anteriorMas bueno que el pan
Artículo siguienteLibra y sus decanatos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí