La iniciación de Reiki

175

Muchas veces nos ocurre en nuestra vida que desearíamos tener alguna manera de poder ayudar o ayudarnos ante algún malestar ya sea físico, espiritual o emocional y no encontramos la “puerta” para obtener o brindar esa ayuda, esa “puerta” es la que justamente se abre cuando concurrimos a un seminario de primer nivel de REIKI; ya que al ser canal de ENERGÍA VITAL UNIVERSAL, esta está a nuestra disposición en cantidad ilimitada; lo único necesario es estar habilitado para tomarla y transmitirla.

A modo de ser más explícito y para ejemplificar mejor este concepto podríamos decir que ser reikista es como ser un jardinero que tiene la misión de regar un jardín; el jardinero riega con agua que no le pertenece, la energía que el reikista pone no es la de él. El estado de ánimo del jardinero no puede influir de manera alguna sobre la calidad del agua con la cual esta regando, al igual que el reikista no puede influir sobre la calidad de la energía que está transmitiendo; ésta es de una sola calidad, la mejor, la única. Por la manguera que usa el jardinero para regar -al estar fluyendo agua- no puede introducirse ningún material extraño o no deseado; lo mismo ocurre con las manos del reikista, por donde no puede introducirse ningún tipo de energía extraña. Esto es muy importante, por cuanto si colocamos nuestras manos en el cuerpo de otra persona sin estar sintonizados en REIKI, puede ocurrir un intercambio energético de consecuencias imprevisibles para ambas partes.

La INICIACIÓN REIKI es el proceso por el cual el maestro crea un vínculo especial con la fuente de ENERGÍA VITAL UNIVERSAL. Esta canalización de las energías está guiada por REI o “CONCIENCIA DIVINA” y hace ajustes dependiendo de las necesidades de cada aspirante.

El primer nivel se adquiere con solo tomar la decisión de concurrir a un seminario que dicte un maestro de REIKI (SISTEMA USUI). Estos seminarios-taller suelen durar entre 14 y 18 horas, según el número de participantes y el ritmo que imparta el maestro en concordancia con el desarrollo grupal, que en la mayoría de los casos tiene una dinámica propia.

Lo esencial para convertirse en reikista es la iniciación que efectúa el maestro a cada aspirante. Esto se realiza en cuatro pasos o sintonizaciones. Como son encuentros energéticos de importancia deben realizarse con un tiempo prudencial de distancia entre uno y otro.

El Sistema USUI provee de un molde de posiciones y tiempos que son una perfecta síntesis asegurándonos contemplar los centros energéticos más importantes buscando una armonización completa.

Ser reikista de primer nivel nos permitirá tener en nuestras manos y a nuestra disposición una herramienta maravillosa para nuestro uso y para brindar a quien lo requiera o necesite.

José Messiniti

Reiki master

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here