Alimentarse para “calmar” la propia naturaleza

96
Cup of herbal tea with wild flowers and various herbs

El elemento fuego y el temperamento

El fuego es el elemento que predomina en el verano aunque, todos los elementos están siempre presentes y permanentemente interrelacionados. Las cualidades del elemento fuego son el calor y la sequedad, como todo observador de la naturaleza ya sabe. Esto implica que lo relativo a estas cualidades impregna la personalidad y el físico del individuo bilioso, o sea, aquella persona en la que el elemento fuego predomina sobre los otros tres.

Identificado con el Sol y Marte, el temperamento bilioso (irritable, colérico, iracundo), tiene como características principales la vitalidad y el protagonismo (características solares), la acción y la violencia (características marcianas). Esta influencia hace que los biliosos tengan la piel caliente y seca, aspecto delgado y enjuto, pulso rápido, movimientos bruscos y activos, tez morena y a veces amarillenta, carnes prietas y músculos largos y vigorosos.

Alimentos energizantes

En cuanto a la dieta, al bilioso le pasa como al resto de los temperamentos: le gusta abusar de aquellos alimentos que más le perjudican. Esta paradoja, que se contempla tanto en la medicina china, el ayurveda y la tradición espagírica (me imagino que en todas las terapéuticas tradicionales), se debe a que cada individuo tiene tendencia a activar más aquel elemento que predomina en él. Evidentemente, el individuo bilioso tendrá aquellos alimentos, hábitos, etc, que más activen su elemento dominante: el fuego. Alimentos fuertemente energetizantes: muy condimentados, picantes, sabrosos, bebidas alcohólicas y estimulantes. Hemos de tener en cuenta que el elemento fuego es el principio metabólico, el gran transformador de la naturaleza. Como queman una gran cantidad de calorías y su capacidad digestiva es muy fuerte, sorprende a los otros temperamentos. Cuántas veces hemos oído decir “no sé donde lo mete”.

Vamos también a enumerar las alteraciones que puede tener un bilioso: tendencia a trastornos digestivos por excesiva capacidad de generar jugos gástricos, alteraciones hepáticas, tendencia natural a estreñimiento por la excesiva sequedad de las heces, sequedad que genera mala eliminación de toxinas. Otras alteraciones son hipertensión arterial, palpitaciones, escalofríos, neuralgias, calambres, etc. Recordemos que Fuego en griego se dice pyros y procede de la raíz griega pyr de la que también proceden puro y purificar. Esta virtud transformadora del fuego a la que los alquimistas conceden tanta importancia, marca toda la vida del bilioso y su carácter de liderazgo en muchas ocasiones.

Para que el bilioso se mantenga en equilibrio y pueda aprovechar todo lo bueno que tiene su temperamento, debe reducir drásticamente los estimulantes, a los que tan dado es cuando se viene abajo, y aumentar el consumo de alimentos crudos, frescos y ricos en fibra. Consumir con frecuencia sésamo sin tostar, yogur o leches fermentadas y frutas frescas. Eliminar el consumo de especias calientes corno canela, pimienta negra, jengibre (pudiendo tomar en los alimentos y siempre en pequeña cantidad el jengibre fresco), comino, clavo, pimienta de Cayena. En cambio puede condimentar sus platos con especias refrescantes como el cilantro, el hinojo, el anís verde y la cúrcuma (moderadamente picante pero armonizadora).

Una buena mezcla de plantas para que el bilioso sustituya sus cafés puede ser: manzanilla, regaliz, menta, hinojo, tilo y azahar.

Los alimentos dulces y húmedos como los higos, las ciruelas, las semillas de lino y la avena, por ejemplo, son para el bilioso sumamente interesantes.

Aquellos que conocen la terapia floral de Bach ya pueden identificar algunas de las flores clásicas del temperamento bilioso en desequilibrio: Holly por su tendencia a la ira; Impatiens por su impaciencia y su falta de reflexión; Vine por su dominancia y su tiranía, Beech por su intolerancia, Elm para que le enseñe a parar a tiempo y Olivo para recuperarlo del agotamiento que le puede sobrevenir por el terrible gasto energético que afronta continuamente. Es muy común también que ese mismo gasto de energía le lleve a una situación depresiva que podría tratarse con Mustard.

Pedro Cano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here