Frutas y verduras siempre seguras

En el medio ambiente (suelo, polvo, agua de riego…) puede haber microorganismos patógenos y elementos químicos que en ocasiones pueden contaminar las frutas y ver- duras. Por este motivo es muy importante una manipulación adecuada antes de su consumo. En la compra: Observa que no tengan magulladuras ni daños externos. Su superficie tiene que estar limpia y sana, con el brillo y el color propio de la especie de que se trate. Para su transporte a casa, pone las frutas y verduras separadas de carnes, pescados, mariscos y productos de limpieza. En casa: En general conserva las frutas y verduras en la heladera. Dentro de ella, deben separarse del resto de los alimentos cocinados y crudos y almacenarse en la zona menos fría (cajones). Hay frutas y verduras, que por su naturaleza y grado de maduración, se pueden conservar a temperatura ambiente, pero siempre por periodos cortos (como cebollas y cítricos en general). Cuando compres frutas y verduras cortadas y/o peladas, o las prepares en casa, consérvalas en frio. En la cocina: Manipula siempre las frutas y verduras separadas de otros alimentos, con especial cuidado cuando se vayan a consumir en crudo. !Lávate las manos! antes y después de la preparación. Todos los utensilios y superficies de cocina que vayas a utilizar deben estar limpios y secos. Corta las partes dañadas. Recuerda: las hierbas aromáticas frescas (perejil, albahaca…) y los brotes de semillas (soja) las debes lavar igual que las frutas y verduras. ¿Cómo se lavan las frutas y verduras?


Lavalas bajo el chorro de la canilla, aunque vayas a pelarlas, pues así evitas que la contaminación pase del cuchillo al alimento. Usa cepillos específicos para las superficies de las frutas de cáscara dura (melón, sandía…) o algunas verduras (pepino, calabacín…). Un aliado Natural: Utiliza Natwash para eliminar el 99% de las bacterias patógenas más comunes. Especialmente, si vas a comer fruta cruda con piel, verdura cruda (lechuga, espinacas…) o verdura cruda con piel (pepino) sumérgelas durante 5 minutos en agua potable con 1 tapita de Natwash por litro de agua, dejala 5 minutos y escurrí, no necesita enjuague posterior.

Daniel Stella
www.natwash.com.ar

Autor

Artículo anteriorBeneficios de andar delcalzos
Artículo siguienteVITAMINA D, la vitamina del Sol

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!