Estás buscando un símbolo de paz

No pudimos poner este mes un texto hermoso de Marta, nos pareció que no alcanzaba. 

No alcanza con reflexiones espirituales, ni buenos deseos. Lamentablemente.

Solo una palabra, que es un deseo y plegaria: PAZ

Día a día observamos desde casa los conflictos que nuestros hermanos humanos están padeciendo, en otra parte del planeta, alimentando al monstruo del odio, la desigualdad, la ancestral venganza. Vemos, observamos desde casa, esas masacres, ese sufrimiento y desesperación, que es real.

Mas aquí en las orillas del atlántico sur, en “Cul du monde”, bendecidos por el crisol de razas que somos, no podemos permitirnos enemistarnos más.

No. Ya basta. 

Bendecidos estamos y no nos damos cuenta. 

Las ideas de grieta funcionaron mal, nos volvieron aún más intolerantes.

 Las malas políticas acentuaron las desigualdades, nos tornaron descreídos y hasta desmemoriados. Nos volvieron insensatos:  

El otro día discutí con una señora no tan mayor (me peleé con una vieja en la peluquería) – las dos queríamos pelear- obvio que comenzó por política y luego, me espetó hasta lo inverosímil: “la ecología no existe”. Y me cacheteó con algo cierto: “No hay plata para la ecología”. 

¿Y? – me dirás. 

Para muestra un botón, sobre la fragilidad de la paz. 

Enojados o descreídos (y sorprendidos), nos toca elegir presidente, fastidiados por una realidad innegable, pero sin darnos cuenta de la bendición que vivimos.  Tenemos Paz. 

Y es imperioso que la valoremos cuidándonos entre nosotros.  Porque “si los hermanos se pelean los devoran los de afuera”. ¿O no?

Que disfrutes de la edición de noviembre.

Cecilia Andrada – Directora

Autor

Artículo anterior30 de noviembre: Día Internacional de la lucha contra los Trastornos de la conducta Alimentaria (TCA)
Artículo siguienteEstamos solos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!