El té rojo: mucho más que tomarse un té

13

Durante siglos ha sido consumido por los emperadores chinos, quienes guardaron celosamente el secreto de su longevidad: esta infusión desintoxica y depura, refuerza el sistema inmunológico, favorece la digestión, disminuye los niveles de grasa y colesterol en sangre, ayuda a eliminar el sobrepeso, activa el metabolismo hepático, preserva de infecciones y estimula la secreción de las glándulas digestivas. Al contrario del té negro y el verde, que deben estar lo más fresco posible para poder gozar de todo su sabor, el té rojo aumenta su eficacia y su poder con los años.

Las milenarias civilizaciones orientales poseen muchos secretos y misterios. Formulas medicinales, prácticas de meditación, una alimentación distinta, fueron llegando a todo el otro mundo. El TE ROJO o PU ERH es uno de ellos.

Variedad a la hora del té

Sabemos que el té negro y el té verde son el resultado de distintos métodos de elaboración de la misma planta, uno fermentado y el otro no. Este proceso permite que el té verde conserve en mayor medida los componentes vitamínicos, antioxidantes y medicinales existentes en las hojas. 

El Té Rojo o Pu Erh es un té tradicional chino, que se elabora mediante un proceso especial y milenario. Los especialistas aseguran que en realidad se trata de un té verde que obtiene su carácter único por un proceso de maduración posterior, durante un almacenamiento, bajo ciertas condiciones específicas que son bien controladas. Se trata de un té post fermentado, donde las hojas de mayor tamaño se comprimen para luego ser almacenadas en cavernas adentro de una especie de barricas (como el vino) durante mucho tiempo. Estas condiciones permiten el desarrollo de unas bacterias específicas que lo transforman en te rojo. Este almacenamiento y las cepas bacterianas es lo que otorga al te rojo ese particular color rojizo.

Mucho más que un té

El té rojo es una de las herramientas con la que los orientales se enfrentan a los males. Desintoxica y depura, porque funciona activando la producción de enzimas purificadoras.

Refuerza el sistema inmunológico (ayuda a prevenir enfermedades). Favorece la digestión de comidas ricas en grasas.

Baja los niveles de grasa en la sangre.

Elimina el sobrepeso, fundamentalmente el producido por una mala alimentación.

Disminuye los niveles de colesterol malo y triglicéridos en la sangre y aumenta los de colesterol bueno (bebiendo varias tazas al día).Activa el metabolismo hepático, gracias a esto ayuda a eliminar el exceso de alcohol.

Preserva de infecciones y posee un efecto bacteriostático.  Estimula la secreción de las glándulas digestivas, por lo que sirve para activar la digestión. Tiene un efecto positivo en casos de depresiones leves o insomnio. Aunque no existen investigaciones clínicas, la experiencia indica que el consumo de té rojo fomenta la circulación sanguínea en el cerebro y ayuda a bajar la presión.

Es una infusión con muy bajo contenido de cafeína, si se la compara con otras bebidas como el café y aún el té verde y negro. Posee una más baja cantidad de taninos (portadores de la teína) por lo que pueden tomarlo personas con estómago delicado y mujeres embarazadas.

Mirta Nora Bogado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here