Deja que entre el sol

102

Parece que le cuesta entrar a la primavera, como si lo abrumados que estamos la estuviera espantando un poco. Como si
nos faltara florecer por dentro para animarla, para poder convencerla y decirle que no pierda la esperanza con nosotros,
que en el fondo, un verdor de vida y de alegría nos late aún;
aunque nos ofusquemos y ensombrezcamos de tanta noticia
absurda, de tanta palabrería ingrata…
Es que querido lector, parece que todavía tenemos mucho que
aprender, en esta era de información, donde todo lo que hacemos lo publicamos en las redes sociales, como estrellas de TV;
y el mirar para adentro, lo privado, parece que estuviera un
poco fuera de moda. La otrora comentada “New Age” dio lugar
a la “New Page” (nueva página) donde mostramos todo, todo y
si no… parece que no nos sucediera nada…
Propongo, para hacer entrar la primavera, cinco minutos de
recogimiento, cinco minutos de introspección, de atención en
una sola cosa, ni celular, ni computadora, ni en el diario, ni en
la tele. Mirar hacia acá, hacia la luz interna, hacia ese brote de
primavera que somos.
Entonces, hermanos queridos, aguardemos pacientes y veamos como ese brote de luz nos ilumina la cara, reconozcámonos nuevamente como seres felices, como hermanos humanos, trabajando en esta tierra, o haciendo nuestra pasantía de
aprendizaje. Recuperemos la esperanza con la primavera,
creamos en nosotros.
Y ya que en este octubre nos toca elegir un nuevo presidente
pidamos que el sol de octubre ilumine el corazón y la mente de
quienes nos van a gobernar en una nueva etapa de democracia, deseémosle el bien, por todos nosotros.
Esta edición de octubre está hecha con toda la fuerza del
amor, para iluminar nuestros corazones, el tuyo y el mío. Y si
alguna nota te sirve y te ilumina, “pásala”… que la información
que ilumina no se detenga.
Brotemos, de adentro hacia afuera, como el renacimiento de la primavera

Cecilia Andrada / Directora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here