Cómo preparar nuestras plantas y mascotas para las vacaciones

553

Muchas veces, se nos viene de sopetón la llegada de las esperadas y merecidas vacaciones. Sin embargo, cuando eso pasa, nos damos cuenta de la cantidad de cosas que hay que resolver al momento de irnos del hogar por unos días: lo que tenemos que comprar, preparar, arreglar, guardar o separar. Y uno de los factores que nos suelen desesperar y preocupar más son nuestras mascotas y nuestras plantas: ¿dejarlas? ¿con quién? ¿las cuidarán bien? ¿volveré y estarán sanas? ¿y si las llevo? ¿soportarán el viaje? ¿cómo las cuido? ¿qué no tiene que faltar en mi equipaje para ellas?

En estas vacaciones del nuevo año 2018, vamos a ver una guía práctica para que todas estas preguntas no nos estresen días antes de nuestra partida y que el viaje, desde sus preparativos, sea mucho mejor de lo esperado.

Si sos de esas personas que no pueden separarse de sus mascotas y el plan es llevarla a dónde sea que vayas a vacacionar hay varias cosas que tenés que tener en cuenta a la hora de planificar el viaje en su totalidad: alojamiento, viaje, cuidados, etc.

No en todos los lugares para alojarse permiten que vayas con tu mascota, por lo que al elegir el destino y el alojamiento, esto tiene que estar primero entre las preguntas y cuestiones a tener en cuenta.

Por otro lado, siempre viajar con su comida y su recipiente tanto para el líquido como para el sólido para no provocarles cambios en su dieta que le puedan hacer mal y claro, tener presente que el lugar donde duerma tiene que ser cómodo para tu mascota, para que no extrañe su casa así como algunos de sus juguetes de siempre. El collar, la correa y la jaula son parte del equipaje.

Y con respecto al collar, debemos asegurarnos de colocarle una placa de identificación con los datos del dueño o la dueña del animal, nombre y número de contacto ya que, si el animal huye o se pierde, quien lo encuentre puede comunicarse y lograr que tu mascota y vos se reencuentren. Estas placas son muy útiles, no solo en época de vacaciones, sino también para todos los días.

Una vez que tengamos esto controlado, vamos a hacer una visita al médico de tu animalito para que pueda hacerle un chequeo, decirte las vacunas que sean necesarias, extenderle un certificado de salud y te dé recomendaciones de ser necesario. Y también es importante preparar un botiquín para tu mascota que incluya: solución para limpiar los oídos, una pomada antiinflamatoria, un antidiarreico, analgésicos, antiinflamatorios, gasas, agua oxigenada y productos antiparasitarios.

No te olvides también de tener todos los papeles en regla o de consultar qué papeles necesitás tener si viajás al exterior del país. En muchos lugares, para ingresar con tu mascota, te solicitan ciertos permisos y papeles importantes.

Ahora sí, el viaje…

Si el viaje es en auto: el animal tiene que estar asegurado ante una posible frenada fuerte, por lo que hay que sostenerlo. Para ello existen un montón de métodos: arneses de fijación, redes o incluso el bolso viajero. Durante el trayecto es importante la hidratación cada 2 horas por lo menos y que coma cuando se llegue a destino.

Si vas a hacer un viaje en avión: las aerolíneas suelen tener ciertos requisitos de peso y tamaño para trasladar a nuestras mascotas teniendo en cuenta su bolso viajero para que viaje en la cabina junto a su dueño o dueña, sino tendrá que viajar en la bodega en una jaula especial.

El viaje en avión puede ser muy estresante para el animal, sobre todo si viaje en soledad en la bodega y si el viaje es largo puede sufrir problemas digestivos y de irritabilidad. Pese a esto, no es recomendable sedarlo ya que esto puede aumentar el riesgo de problemas cardíacos y respiratorios durante el vuelo, además de que no puede sujetarse y es más factible que se golpee.

Si el viaje es en tren: también tienen ciertos requisitos de peso y tamaño para viajar en este medio de transporte con tu mascota, por lo que tenés que asegurarte de consultarlo antes.

Si el viaje es  en barco: en este caso, las mascotas suelen viajar en general lejos de sus dueños en una bodega en jaulas individuales. Si tu animal suele marearse en viajes el auto, es muy probable que en barco se maree mucho más. Aquí será conveniente que recurras a algún producto especial para el mareo.

Una vez que llegues a destino, tené paciencia con tu mascota, ya que estará llegando a un lugar totalmente desconocido y del que tendrá que acostumbrarse. Por eso, si la ves tímida, irascible o insegura, no la molestes, dale su tiempo, tenele paciencia, demostrale que todo está bien.

Es importante tomar todas estas precauciones y pensar bien si realmente queremos llevar nuestro animalito a las vacaciones y si aceptamos todos los desafíos y las responsabilidades que esto conlleva, ya que, aunque es alarmante el número de animales abandonados en época de vacaciones, no es una opción nunca.

Pero también sucede que muchas veces, por más que lo deseemos no podemos llevar a nuestra mascota a nuestro viaje o preferimos por miedo e inseguridad dejarlos en casa. Si esta es nuestra decisión, también hay mucho que planificar y arreglar.

En primer lugar, hay que decidir dónde va a quedarse y las opciones son muchas:

En la casa propia con alguien que la cuide: ésta es una de las mejores opciones ya que la persona que elijas para que se quede va a ser de tu confianza y tu mascota no tendrá que acostumbrarse a un lugar nuevo. Además, sentirá el cariño que la persona que elijas le proporcione y eso hará que se sienta cómodo. En este caso habrá que ver si la persona que se encargará se quedará en tu casa o simplemente irá un rato. Si no se queda, debes pedirle que por lo menos pase una hora con tu mascota, para que no sienta tanto la soledad.

En un lugar especializado: hay muchos centros y guarderías para nuestras mascotas. Si esta es la opción que vamos a elegir, es importante que antes del viaje vayas con tu animal a conocerlo, para que se familiarice, para que vos conozcas y te sientas con más seguridad y para que a tu mascota no le afecte sorpresivamente el cambio de lugar, sin tu presencia. Claro que siempre es importante dejarla con una placa de identificación con nuestros datos y todos los comentarios necesarios sobre alimentaciones específicas o alergias.

Dejarlo en la casa de alguien: esta opción puede ser buena, con la contrariedad de que tu mascota va a sentir el cambio de hogar y quizá esto le provoque incomodidad, tristeza. SI existe y está la alternativa, siempre es mejor dejarlo en casa de alguien que conoce y si es en una casa que visitó alguna vez, ¡mejor! Sea cual sea la decisión, tenés que asegurarte que el hogar tenga las medidas de seguridad necesarias para que no se escape o sea atacado por otros animales.

Una vez que hayas tomado esta decisión y lo hayas hecho pensando qué era lo mejor para tu mascota, queda dejar todo preparado para que nada le falte y para que sienta tu ausencia lo menos posible. Si podés, lo mejor sería que hables con su médico – o mejor algún veterinario homeópata o naturista – y veas si pueden realizar alguna terapia floral para las semanas previas a tu viaje, para ir preparando el terreno.

Sea cual fuese la decisión, nunca es demasiado dejar una guía o instrucciones claras del cuidado que necesita nuestra mascota a la persona que se hará cargo, que claro la habrás elegido sabiendo que se hará responsable de todo y la cuidará muy bien. En este instructivo podés aclarar sobre su alimentación – cantidad y frecuencia – paseos diarios, juegos, cuidados generales como limpieza de su arenero y el espacio donde duerme.

Qué hacemos con la plantas???

Otra preocupación que se nos presenta a los amantes del reino vegetal cuando planificamos nuestras vacaciones, son nuestras plantas, que también necesitan un cuidado especial y no está entre las opciones guardar todas las macetas en la valija para llevarlas en nuestro viaje.

Si bien ellas no necesitan una persona que se quede a su lado todo el día o que le juegue, si queremos volver de nuestro descanso y encontrarlas sanas y salvas hay ciertas cosas que tendremos que tener en cuenta.

En primer lugar tendremos que revisar, antes de irnos, todas nuestras plantas, les quitamos las partes dañadas como hojas o ramas secas y las regamos bien.

El riego es quizá el más importante e imprescindible de los cuidados. Por eso tenemos que asegurar su riego durante el período que estemos lejos de casa.

Para esto, hay opciones que no necesitan la mano humana como puede ser una jardinera con depósito de agua incorporado que contiene un indicador del nivel de agua y que dependiendo el calor que haga, puede durar entre 10 y 15 días.

Otra opción será el riego por capilaridad, en el que se utiliza un cordel de algodón. Colocado un extremo del cordel en un recipiente con agua y el otro extremo en la maceta. El algodón absorberá el agua del depósito y regará la planta que tomará la cantidad de humedad que necesite.

Una alternativa más, algo diferente y especial para mantener nuestras plantas húmedas es colocarlas en la bañera. Claro que esto podremos hacerlo con las macetas más pequeñas y fáciles de transportar. Antes de hacerlo, hay que tapar el desagüe, poner una tela o un plástico que cubra el fondo y colocar sobre él un objeto absorbente que sirva de soporte para las plantas, pueden ser ladrillos o soportes de madera. Cuando hayas colocado las plantas, llená la bañera con agua hasta cubrir 5 cms de altura aproximadamente. Así, las plantas absorberán el agua cuando la necesiten.

Otro tema para tener en cuenta es el daño externo que pueden provocar por animales o insectos. Para esto, con colocar repelentes en forma de gel en la tierra alrededor de las jardineras o en el césped, bastará. Es importante que nunca coloques encima de las plantas este repelente.

Sin embargo, existe otra opción para lograr mantener nuestras plantas sanas y salvas. Al igual que hacemos con nuestras mascotas, buscar alguien que se ocupe de ellas es la mejor alternativa para asegurarnos que ningún daño las perjudique.

Y si bien parece tarea sencilla, nos gusta cuidar de nuestras plantas y les dedicamos a ellas también trabajos especiales. Por eso, al dejarle la tarea de vigilarlas a alguien podemos también realizarle un instructivo donde le dejemos escrito cuáles son los requisitos que tiene, cantidad de agua, cuándo, si realizarle alguna labor especial o cómo deben estar.

En síntesis, si ya planificaste tus vacaciones o si estás en proceso de hacerlo, no te olvides de incluir entre tus tareas, organizar y planificar el cuidado de tus plantas y tus mascotas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here