Basura cero: ¿Suiza llega al punto de importar desechos?

45

Suiza recicla un 38% de su basura, composta la parte orgánica, y los plásticos mezclados y residuos que no pueden reciclarse los queman para generar energía -producen calefacción y energía eléctrica para sus ciudadanos-; solo un 1% de su basura va a parar a rellenos sanitarios. Han efectivizado todo a tal punto que es necesario importar desechos de otros países, el principal vendedor de desechos en este momento es Gran Bretaña, para mantener las plantas de energía funcionando. Este aspecto del procesamiento de basura genera controversias ya que la quema de residuos no es una forma de reutilización de la materia prima y la idea es dejar de producir nuevos plásticos y reciclar a gran escala. Por otro lado la importación de residuos empeora el escenario ya que requiere traslados y gasto de combustibles, un gasto de energía y polución innecesarias. Puede que no sea un camino perfecto pero están produciendo energía y están evitando que sus desechos y los de otros países alimenten las islas de plástico o terminen matando fauna marina.

Más allá de la política de quema de basura para generar energía, entre el reciclaje y el compostaje reutiliza un 50% de su basura, esto la ubica entre los 6 países que más reciclan del mundo:

Viviendo en Suiza es necesario aprender a separar compost basura, vidrio (a su vez por color), metal, de papel y cartón y plásticos reciclables. Un saquito de té debe ser separado: papel, hojas de té al compost, ganchito de metal, y el hilo a la basura.

En Zurich el municipio produce bolsas para los residuos no reciclables y son las únicas que los recolectores recogen, si alguien saca la basura en otra bolsa esta queda en la calle y si se identifica al propietario este será multado. Las bolsas oficiales son caras para instar a la gente a reciclar y producir menos residuos, si producís más basura vas a necesitar más bolsas y por lo tanto pagar una suerte de impuesto por la contaminación generada. Para los residuos específicos hay un día al mes en que se recogen: papel y cartón tienen su día -deben estar apilados y atados con un hilo en paquetes-; ropa vieja; para muebles o electrodomésticos hay trenes que pasan por determinadas estaciones algunos días al año, otra opción es llevarlo al local donde lo compraste ya que están obligados a recibirlos y reciclarlos. 

La educación es clave y el sistema de reciclado está basado en una población informada y consciente, que sabe que las consecuencias son graves. Pueden ser multas arriba de los u$s 300 o algunos días en la cárcel. 

Otro aspecto esencial de la reducción tan drástica de los desechos es la reutilización, Suiza cuenta con shoppings de cosas usadas, arreglan laptops y las ponen nuevamente a la venta, electrodomésticos, electrónica, ropa, muebles. Algo parecido al ejército de salvación, pero la gente lo tiene mucho más incorporado como fuente para adquirir algo necesario que acá. Comprar algo usado en muchas partes del mundo es visto como algo de segunda, barato, una solución de última instancia, sin embargo los suizos lo han incorporado a sus vidas y consumen de forma mucho más sustentable. 

El desastre de 1987

El gran desastre ecológico de 1987 les ha mostrado la necesidad de tratar con cuidado una posible catástrofe, controlar a las industrias, los químicos con los que trabajan, cómo trabajan y saber cómo actuar ante un posible derrame, incendio o cualquier otro accidente que pueda contaminar los suelos y las aguas como pasó con el Rin en su momento -el río volvió a estar completamente limpio desde en 2006. 

Suiza es un caso excepcional, su preocupación comenzó mucho tiempo atrás. Entre 1875 y 1877 el país legisló sobre la caza, la pesca e implementó un acta de protección de bosques – que con modificaciones sigue vigente-. En la década del 50 con una ley de protección del agua comenzaba a preocuparse por los recursos escasos y el rápido crecimiento industrial que desechaba miles de litros de agua. En los 60s legislaron para proteger la flora y la fauna y para 1983 contaban con un Acta de Protección Ambiental integral. En 1999 legislaron sobre las emisiones de CO2 y en 2003 sobre la manipulación genética. 

El Acta de Protección Ambiental contempla la protección, la reparación y la mejora del ambiente. Busca regular todos los campos: desechos, organismos vivos, químicos, polución y suelos. Es un acta exhaustiva con medidas generales y específicas para enfrentar cada conflicto. Está basada en principios como: quien contamina paga, ayuda económica y subsidios a proyectos benéficos, sostener una visión holística, remediar pero también mejorar, entre otros…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here