Vestir para las fiestas: símbolo y cultura

Se vienen las grandes fiestas
A lo largo del año, tenemos varias fiestas. Fiestas religiosas, fiestas patrias, fiestas sociales. No hablo de una fiesta específica, sí de todas.
Históricamente, en todas las culturas, festejamos, celebramos. Por ejemplo: el solsticio de invierno se festeja haciendo hogueras.
Ese fuego que todo transforma (alquímicamente).
La fiesta es parte de nuestro inconsciente colectivo. Nacimos para festejar.
Por lo tanto, podemos decir: lo que festejaremos ahora, justamente no es de ahora. Es algo que venimos festejando, repitiendo (esperando que se repita), durante milenios.
El espíritu se abre para la alegría, para la fraternidad, para la esperanza.
Estamos hablando de un sentimiento humano que inunda a la gente y que nos abre el corazón.
En resumen: la fiesta no es nada nuevo, pero nos renueva.

Viene al caso
Viene al caso, entonces, que es la oportunidad para decorar nuestra dietética, vestirla y vestirnos para la ocasión.

Un negocio simbólico
He constatado que muchas dietéticas no hacen cambios para las fiestas. Todo sigue muy igual, pesando frutas secas, pesando harinas para pan dulce. Sin atractivos.
Reitero que es muy importante decorar debidamente nuestro local, darle el tono simbólico de las fiestas.
La gente atravesó un año pleno de expectativas, de ilusiones y desilusiones. Ahora necesita renovación.
La gente viene con ánimo receptivo y debe ser recibida con igual sentimiento. Es importante realzar el simbolismo de las fiestas. 

Festejar las fiestas
Digo yo: eso es independiente de la religión. Una cosa es la religión, otra cosa es la cultura, otra cosa es la historia. Aunque seguramente se entramarán de alguna manera. Las festividades existen y coexisten. Por lo tanto, sea cual sea su posición política o creencia, lo que se adecúa al momento es lo cultural, es el simbolismo. Es el sentimiento que todo debe recomenzar.
La gente no compra solamente nueces. En las nueces está implícita una conmemoración. La gente compra un insumo simbólico para poner en la mesa, la gente compra ese imaginario que la transportará al reino de la felicidad. No venda frutas secas, venda cultura, venda felicidad. Es otra mirada.

Ideas y acciones
Haga, para Usted, una lista de cinco sentimientos que las fiestas le despiertan.  E0so es para “consumo íntimo”. Pero le va a ayudar en la postura. Remueva de su local todos esos carteles, afiches, papelitos anteriores. Limpieza. Arme una mesa. Sí, leyó bien, en la dietética arme una mesa.
La mesa es nuestra cultura. Mesa con mantel, con las copas, con todo lo que corresponde. Mesa grande o chica, según sea su espacio. “La mesa está servida”. Escriba esa frase. La mesa, digo otra vez, es un símbolo de la cultura.
Ahora elija símbolos, íconos, imágenes de las fiestas. Las festividades tienen sus símbolos alusivos.
En muchos países, ya el primer día de diciembre se puede ver un Papá Noel sentado en las galerías comerciales, en las calles.
Usted, incluso, podría ponerse de acuerdo con otros comerciantes de su entorno, vecinos y vecinas, para hacer algo en conjunto.

El color rojo gana por goleada
Rojo evoca pasión, fuego, amor. Es el color aconsejado para captar la atención. Rojo tiene gran capacidad de fascinación y atracción. El color rojo no tiene edad, va para todos los públicos. Envuelva los productos como para regalos, con moños. Ponga en un canasto decorado y escriba: REGALOS FESTIVOS.
Puede armar una bolsa que (en su interior) contenga varios productos y establezca un precio promocional. Con cinta roja y verde.

Música, por favor
Lleve un equipo de sonido o su celular con pequeños parlantes. Música afín. Comience con Mozart, pase a Vivaldi y Bach. La música debe ser “fondo musical”. Volumen bajo, no irritativo.Un hijo suyo podría trabajar de Papá Noel, repartiendo folletos.
Arme un pack para la preparación de un PAN DULCE, con todos los ingredientes (en bolsitas) e incluya una receta.
Para ese pack, informe que el molde (del pan dulce) va de regalo.
Publique la receta en las redes sociales, con la dirección de su local. Organice un sorteo. (En ese periodo, la gente está muy receptiva a los sorteos). Pida (a sus proveedores y proveedoras), algunos productos para sortear. 

Y les deseo FELICES FIESTAS. Las merecemos.

Por Helio Perotto

Helio Perotto es brasileño y ciudadano italiano. Psicólogo, educador, con posgrado en comunicación comercial y teleeducación. Desde el año 2001 escribe regularmente y exclusivamente para los lectores de CONVIVIR. El público merece buena prensa. Es empresario PYME, dueño de las marcas Samurai, Gurfi. Y, como noticia, publicó un libro cuyo tema es: Marketing para productos naturales.
helioperotto@gmail.com / Whatsapp: 116274-6315
Intagram: @samurai_proteico

Autor

Artículo anteriorSolo un trabajo más
Artículo siguienteNuevo Paradigma, vieja inteligencia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!