Un futuro mejor se elige en el presente

4

Las decisiones que tomamos en el momento presente condicionan todo nuestro futuro, esto es obvio -es como el ABC del tiempo- pero no es tan obvio en nuestras actividades cotidianas, cuando por abstracción, concentración focalizada o simplemente enajenación no estamos presentes en conciencia completamente, en el momento en que las tomamos.

Un pensador decía que la única libertad que se nos permite es “la libertad de elección”, por ello, esta libertad está tan manipulada y amañada. Uno cree que elige con libertad, pero en realidad, elige sobre lo que conoce, sobre lo que es consciente o sobre lo que tiene delante. Esta última es la más frecuente, elegimos sin siquiera profundizar o conocer más sobre el motivo de la elección, generalmente optamos sobre lo que nos ofrecen, sin una propia búsqueda.

Quizás sea lo único importante de verdad en esta vida, nuestro poder de elección; sin embargo, lo delegamos constantemente en políticos, consejeros, publicidad, medios de comunicación, y muchos mecanismos de control de ingeniería social para manipular nuestra voluntad y libertad de elección. 

El delegar nuestro verdadero poder real, el poder elegir, sin ser condicionados por nuestra esclavitud a una creencia o un régimen, nos pone en una situación muy desventajosa para la supervivencia. No consumimos buenos alimentos saludables, sino comida chatarra con pocos nutrientes y una alta carga tóxica, no consumimos cosméticos que nutren nuestra piel, sino que nos enmascaramos con químicos sintéticos, no consumimos remedios naturales que nos devuelven la salud, si no drogas de diseño que nos enajenan cada vez mas de nuestra humanidad. 

Cada elección de consumo no consciente está condenando al planeta a su devastación. Los humanos responsabilizamos de todo, a los humanos y no a la deshumanización provocada. La pérdida del poder de elección nos deshumaniza y nos convierte en monstruos o híbridos, en entes o en zombis, pero no en humanos. Nuestra elección manipulada generalmente es en contra nuestro y de nuestro entorno. 

Los seres humanos no son monstruos depredadores, los monstruos depredadores están deshumanizados. El Ser Humano es cultural, se hace, no nace. Si no se forma como humano, no es más que un animal perdido y desesperado, listo para destruir y atacar. Debemos ser conscientes de cada elección y decisión de consumo, ya sea de información, de datos, de alimentos, de medicamentos, de energía o de materiales, todo influye y es nuestra huella.

Está claro que un mañana mejor, se elige hoy y que cada elección cuenta, sobre todo en un mundo que no tolera más deshumanización. Toda verdadera elección se hace a conciencia, por eso cuando invito a pasar al Mal dentro de mi cuerpo a través de alimentos y drogas toxicas, como cuando lo hago volcándolo en la tierra, el aire y el agua, soy responsable o cómplice por mi elección.

El miedo es cómplice del fracaso y cuando no elegimos bien por miedo, delegamos nuestro bien, nuestro poder y nuestra suerte. Ser conscientes de nuestro poder y voluntad nos prepara para un futuro mejor en libertad.

Ignacio Conde
conde@boti-k.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here