Semilla de calabaza para el vigor sexual

7062

Esta humilde semilla contiene un 30 % de proteína, lo que es casi comparable al contenido proteínico de las mejores semillas, incluidas las de soja. Rica en ácidos grasos insaturados, es además una fuente de fósforo, hierro, zinc y vitamina A. Está íntimamente asociada con la medicina herbaria. En todas las partes de nuestro planeta se utiliza para combatir las lombrices intestinales y la solitaria.

Desde muy antiguo los curanderos han utilizado con mucho éxito las flores de calabaza consumidas crudas para combatir la deficiente visión nocturna. Sin saberlo ellos estaban acertando plenamente para combatir este trastorno ya que estaban prescribiendo grandiosas dosis de Vit. A y carotenos. La semilla también es útil para éste fin pues junto con algo de Vit. A aporta zinc, que es otro nutriente implicado en la defectuosa visión nocturna.

Algunos nutricionistas piensan que el aceite de calabaza posiblemente ayude a prevenir las caries dentales, pero yo soy de la opinión de que para éste fin es mucho mejor consumir las semillas de calabaza crudas.

Más modernamente se ha puesto de moda su consumo como remedio eficaz para algunos trastornos urinarios y prostáticos. Curiosamente, las semillas de calabaza fueron utilizadas en un principio únicamente en los varones, pues se pensaba únicamente eran útiles en los trastornos de la micción ocasionados por la inflamación o la aparición de tumores benignos en la próstata y que producían infección y retención de la orina. Sin embargo, se ha comprobado que las semillas de calabaza son útiles también en los trastornos de la micción en los dos sexos tales como la vejiga urinaria irritable, o inflamada, mal control de esfínteres e incontinencia urinaria, cistitis por enfriamiento o irritabilidad tras las relaciones sexuales, incontinencia senil, excesivas micciones nocturnas y sobre todo en los casos de adenomas o hipertrofia prostática.

Pero lo verdaderamente importante de la semilla de calabaza es su extraordinaria riqueza en zinc (40 a 50 p.p.m) que sólo es igualada por la de girasol. El zinc además de ser excelente para los problemas prostáticos urinarios y de vejiga, produce una acción general de rejuvenecimiento al potenciar la glándula prostática. Si la próstata no goza de un nivel óptimo todo su vigor sexual y anímico será nulo o deficiente.

Pero si tu próstata goza de buena salud tu vas a sentirte sexualmente vigoroso y anímicamente joven sin importar cuál sea tu edad hasta que alcances los 70 u 80 años…! Esta es la recompensa para quienes saben cultivar su salud!                  Marc Ams. La cultura de Los Germinados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here