Personalidades homeopáticas en perros y gatos. Hoy: Calcárea Carbónica

3
Pug breed dog resting on the sofa while the sun comes in through the window

La homeopatía es una medicina de terreno. Quiere decir que actúa sobre cada paciente en forma individual es por eso que tenemos que individualizarlo de acuerdo a sus características tanto de conducta como de forma de ser. Así tenemos por ejemplo que el paciente de Sulphur en general es caluroso, sucio, desordenado, cómodo, inteligente; el de Lycopodium es inseguro, tiene poca confianza en sí mismo y reacciona a veces gruñendo o soplando (los felinos), las Pulsatillas en general son hembras, seductoras, cariñosas, que toman poca agua, los Natrum Muriaticum son delgados, no toleran el sol, son rencorosos, tristes, gruñones, los Phosphorus son sumamente afectuosos, besan a todos, tienen tanto miedo a las tormentas que son capaces de predecirlas. Cada uno de ellos tendrá su forma de enfermarse diferente y van a reaccionar diferente a cada noxa. Algunos se resfrían al menor frío o corriente de aire, otros no toleran cambios de alimentos, o alimentos grasos, otros tendrán diarrea por tomar leche, algunos son muy sensibles a la enfermedad o muerte de alguien de la casa u otro animal que conviva con ellos. Es por eso que al homeópata veterinario va a preguntar sobre las características del paciente. Va a anotar en su ficha todas estas particularidades, su forma de ser y de estar. Su comportamiento en casa y cuando sale de ella. Como lo vemos en el consultorio. Si es friolento o caluroso. Como se relaciona con la gente u otros animales. En base a este cuadro elegimos al medicamento que será el que lo equilibre y mejore sus patologías. Voy a describir a un paciente de Calcárea Carbónica tanto perro como gato. 

El perro de Calcárea es gordito, muy friolento a pesar de que no le gusta que le pongan capas o pulóveres, muy miedoso a ruidos, a la oscuridad, a estar solos; terco como una mula, tienen algunas conductas especiales, por ejemplo son muy rutinarios, y esquemáticos. Se sienten seguros en su territorio, en su ruta cuando salen a pasear, cualquier cambio, sobre todo si están afuera lo alteran, a veces entran en pánico y quieren compulsivamente regresar a sus casas, se empacan y no caminan. Son excelentes guardianes, porque van a proteger a su casa que es su refugio. Muchos ovejeros alemanes son del tipo calcárea carbónica. Tienen un síntoma especial que se ve en los humanos que es el miedo a la pobreza, en los perros se ven en algunos animales que esconden parte de su comida enterrándola si tienen tierra o metiéndola en roperos o debajo de la cama. Si bien es una interpretación lo he visto en muchos animales de calcárea carbónica y también de Lycopodium.  Tienen un gran deseo de leche y derivados lácteos, como yogur y quesos. Pero la leche le trae diarrea. Son muy sedientos. De cachorros tienen un crecimiento lento, son torpes y obstinados. A veces son difícil de entrenar porque no aprenden, les cuesta concentrarse. En otros casos el entrenamiento o enseñanza se basa en rutinas con premios, porque son muy adeptos a hacer siempre lo mismo o estar seguros en su territorio siempre y cuando no cambien las cosas de lugar o ingresen muebles u objetos nuevos. Tengo pacientes que se bloquean porque incorporaron un sillón nuevo o cambiaron el sommier. Cuando están en el consultorio veterinario, se colocan detrás del dueño mirando a la puerta de salida, a veces rascan la puerta porque quieren salir y no se mueven de allí a pesar que uno les ofrezca alguna golosina. Tienen miedo a las tormentas y a los petardos en las fiestas. Tienen una gran tendencia a resfriarse, a vomitar, a comer cosas raras como papeles, tierra, palos, lápices, boletas de luz o gas etc. Tenemos algunas razas como el Ovejero alemán, el Daschund o Salchicha, Doberman en donde vemos muchos calcáreas carbónicas. 

El gato de Calcárea es extremadamente limpio, se la pasa lavándose, si uno lo toca inmediatamente se irá a lamer la zona, son gorditos, flojos y torpes. Son esos gatos que se suben a la mesa o a repisas y tiran cosas al pasar porque calculan mal o se caen. Son sumamente cabezas duras, casi imposibles de educar, no toleran que estén las piedritas sucias, no van a ir a orinar o defecar. Son tan friolentos que en invierno se acuestan cerca de las hornallas encendidas quemándose a veces los bigotes, lo mismo hacen con las estufas, parece que se metieran dentro. Son adoradores del sol, aun días de treinta grados. Tenía una gata que seguía el triángulo que provocaba el sol en una mesa, se iba corriendo a medida que el rayo de sol se corría llegando a caerse cuando llegaba al borde. Les gusta tomar agua de las canillas abiertas, lloran delante de la canilla para que uno la abra. Viven con moco y son los chupadores de bolsas plásticas, de pulóveres, se comen la lana haciendo a veces destrozos en mantas y frazadas. 

Entre las enfermedades que se pueden dar en animales calcárea carbónica están las convulsiones tengo muchos pacientes que se han curado de epilepsias refractarias a otros tratamientos con calcárea carbónica.  Tienen que ser de esas características. Recuerden que uno se enferma de lo que puede y no de lo que quiere. Estas son solo apostillas sobre algunas características de un remedio homeopático llamado Calcárea Carbónica. Para hacer el correcto diagnóstico el homeópata tiene que hacer un estudio profundo del caso para llegar al remedio que lo va a curar.

Como siempre me despido hasta la próxima con Salud y Alegría 

Estamos atendiendo los días Martes y Sábado por la mañana.  Solicitar turnos al 4632-3558

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata

homeopatia5@gmail.com   |   www.homeovet.com.ar

@homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here