Orzuelos y Chalazios

3

Usemos algo más que el anillo de oro

Muchas veces confundimos un orzuelo con un chalazión, y si bien la medicina  ortodoxa aplica tratamientos parecidos, no es lo mismo.

El orzuelo se produce por una infección de las glándulas sebáceas las cuales se encuentran distribuidas una al lado de la otra en todo el parpado, tanto superior como inferior, bien en el borde donde nacen las pestañeas. Se produce algo parecido a un grano que puede crecer hacia fuera o adentro siendo bastante molesto y doloroso. Primero aparece un enrojecimiento, inflamación o dolor en un determinado punto del parpado. Comienza luego a desarrollarse el orzuelo, puede haber picazón o solo dolor. A veces la conjuntiva se inflama y el ojo se irrita. Como decía más arriba, esto está causado por una bacteria, el estafilococo, la cual es saprofita, es decir, convive con nosotros en forma normal, pero ante determinadas circunstancias (casi siempre emocionales) se nos pone en contra y nos infecta.

Una chalazión se trata de un bloqueo en el conducto sebáceo, o dicho de otra forma, se tapa el canal de salida de alguna glándula sebácea, esto provoca inflamación, enrojecimiento muy parecido al orzuelo, incluso puede aparecer una punta por la que va a drenar, pero su origen es diferente. Mientras que el orzuelo suele ser más doloroso y desaparecer en pocos días, la chalazión no lo es tanto pero si no llega a drenar se endurece y podemos pasar así varios meses, no afecta la visión pero si estéticamente. Muchas veces se recurre al médico para que realice una pequeña incisión y retire la bolita de grasa o se espera a que el cuerpo lo resuelva a su tiempo.

Con una mirada más global y profunda, nos deberíamos preguntar cuál es el conflicto que estamos viviendo. Tanto el orzuelo como la chalazión hablan de haber visto o vivido una ofensa, un ultraje, algo sucio ante lo cual no estábamos preparados.

– “Vi algo que no quería ver”

– “Confíe ciegamente el alguien que me defraudó”

– “No puedo ver a mis padres” o a mis hijos… esto aplica mucho a la situación actual.

Tratamiento: En ambos casos se aconseja hacer compresas o baños tibios con manzanilla y caléndula, la primera desinflama y la caléndula actúa como antiséptico. Además conviene humedecer una gasa en esta tisana y limpiar el borde de las pestañas ayudando así a destapar los conductos.

Podemos usar gotas antibióticas recetadas por el oftalmólogo para evitar infecciones, o bien colirios homeopáticos con Euphrasia y Cineraria que mantienen los ojos humectados y limpios.

En Homeopatía contamos con: Hepar sulphur, Ferrum phosphoricum, Pulsatilla, Silicea y Staphisagria (cuando queda un nódulo o induración).

Ahora bien, dijimos que el orzuelo tiene un origen infeccioso, que la bacteria que interviene es saprofita, vive en nuestra piel haciendo simbiosis y de repente se revela y nos ataca. Podemos pensar en un efecto autoinmune, conviene entonces estabilizar la flora intestinal con Probióticos.

En el caso del chalazión donde hay un bloque podemos ayudar a destapar los conductos con Sabyla (Aloes) en diferentes preparaciones y Arandanos (gotas o capsulas).

Tarea para el hogar:

Los invito a repasar que fue lo que ocurrió en sus vidas entre 3 o 5 días antes de la aparición de los primeros síntomas. Tengan en cuenta que el verbo “Ver” es muy amplio.

– ¿Qué han visto que los decepcionó  tanto?

– ¿Qué han visto y no querían ver?

– ¿Qué no han visto y desean ver?

Como les digo siempre, ante cualquier duda consulte a su médico y/o farmacéutico

Farm. Dra. Miriam Noemí Bruno
D.T. Farmacia Homeopática Libertad
farmacialibertad0@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here