La realidad de la homeopatía,el medicamento

2

Frecuentemente en mi consultorio se acerca gente
buscando a la homeopatía como solución al problema de salud de su animal de compañía. ¿Qué es la homeopatía? ¿Cómo trabaja un veterinario homeópata? Esas dos preguntas se las hago para saber cuál es el conocimiento que tienen sobre mi especialidad. Un homeópata es quien “receta yuyos”, “la homeopatía cura por el iris”, “los homeópatas no vacunan”, “es una medicina natural, recetan globulitos de azúcar”, “son holísticos” y así por el estilo son las respuestas más escuchadas. Es que la homeopatía tiene un grado de aceptación y respeto muy grande, pero al mismo tiempo un gran desconocimiento sobre su funcionamiento. El público de Convivir es muy ávido de información sobre estos temas. Voy a tratar de aclarar estos tópicos.
RECETAN YUYOS: La creencia de que los medicamentos homeopáticos provienen del reino vegetal (yuyos) está muy extendida. Les diré que la fuente con que se elaboran estos remedios es variada. Si bien los del reino vegetal son mayoría, también tenemos los que se elaboran a partir de sustancias minerales y animales y algunos que
provienen de elaboración sintética. Pero la composición química no les da el carácter de medicamentos homeopáticos. La característica principal de estas sustancias es su forma de elaboración. De una sustancia original: vegetal,
animal o mineral, se realizan sucesivas diluciones hasta alcanzar puntos tales como la 200 Centesimales, es decir diluir algo 200 veces 1/100. Sería colocar doscientos frascos con 99 centímetros cúbicos de agua y colocar un cc en el primer frasco de la sustancia original. Sacudir
enérgicamente (sucusión) a este frasco para lograr lo que llamamos dinamización. Luego tomamos un centímetro cúbico de ese frasco Nro 1 y lo pasamos al segundo frasco, se hace la sucusión y luego se toma 1 cc y se pasa al tercer frasco y así sucesivamente hasta llegar al frasco. Se imaginan que de la sustancia original no queda nada, ni una molécula. Esto está medido por la ciencia, se llama número de Avogadro, que nos dice que a partir del frasco 11 ya se terminó toda la sustancia original. Por lo tanto, los medicamentos homeopáticos no tienen efecto químico, no actúan por presencia molecular, sino que lo hacen por su energía. A pesar de los cientos de pasajes la impronta energética permanece, es lo que algunos mencionan como la memoria del agua. Es por eso que hablamos de dosis infinitesimales. La pregunta que nos surge inmediatamente es: ¿Cómo actúan entonces? La ciencia todavía no la pudo responder. Si bien hay muchas teorías al respecto: El spin del electrón, la física cuántica, los clatratos y otras, la realidad es que no se conoce el mecanismo de acción. Pero si se conoce perfectamente cuál es la acción. Cuando el remedio homeopático coincide perfectamente con la vibración energética del individuo que lo toma, sea este un perro, un gato, un caballo o una persona, va a provocar un estímulo que induce a la respuesta curativa del organismo. Para simplificar un poco. El remedio tiene que ser el indicado para este animal con determinados síntomas, en un determinado tiempo. Si no fuera el medicamento correcto no hace nada, es como si le diéramos agua. Pero si por el contrario, hemos elegido el indicado, la reacción curativa del organismo es inmediata y poderosa. Lo que vemos es la reacción. Como los síntomas de la enfermedad van desapareciendo, como nuestro paciente se siente mejor, como
su piel se va curando, se terminan los vómitos o diarreas y la respiración de los asmáticos va mejorando. Es decir que para saber si vamos bien con el tratamiento tenemos que observar su evolución. Hay leyes naturales que han sido estudiadas y detalladas que nos hacen saber a los
veterinarios homeópatas tanto si el remedio está bien elegido como si la curación va por buen camino. Por eso la ciencia homeopática es tan difícil, necesita muchos años de aprendizaje y práctica para que los médicos o veterinarios podamos ejercerla correctamente. Ustedes
me dirán ¿Cómo es posible usar medicamentos de los cuales se desconoce el mecanismo de acción? Porque conocemos perfectamente cuál es su indicación, conocemos perfectamente el método para encontrar entre los miles que hay el mejor indicado para cada caso. Les recuerdo que para conocer el funcionamiento de medicamentos tan importantes como la aspirina o los corticoides pasaron muchos años y sin embargo se usaron perfectamente. Todavía en la farmacia alopática hay muchos medicamentos de los cuales no se conoce bien su funcionamiento, pero si su acción y por eso se utilizan. En otros artículos explicaré por qué el iris diagnóstico no tiene nada que ver con la homeopatía, por qué las vacunas son un mal necesario y hasta imprescindible en algunos casos, pero hay que ser cuidadoso en su uso; qué significa holístico y como es importante respetar a ciertos síntomas. La biología es algo tan apasionante como difícil de abordar.

Salud y Alegria

Por MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata

Artículo anteriorBrisas de febrero para el amor
Artículo siguienteLas cosas maravillosas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí