La naturaleza de la predicción II

171

Hay muchos factores además de la conciencia individual que determinan cómo se van a expresar los tránsitos y las progresiones. Sin embargo, un gran porcentaje de lo que creemos que puede ser predecible puede no serlo en absoluto, una vez que la conciencia individual ha empezado a traspasar los límites de lo que experimentamos como realidad. Por esta razón creo que necesitamos intentar vivir como si tuviéramos la libertad de trabajar con nuestros tránsitos y progresiones en un nivel psicológico. Entonces podremos tener espacio para transformar o alterar sucesos futuros, o tratar más creativamente con cualquier cosa que es nuestra propia elección debido al trabajo con los complejos inconscientes. Al mismo tiempo descubriremos bastante pronto aquello en lo que no tenemos verdaderamente elección y podemos aprender a aceptarlo con la esperanza de vivir con nuestras necesidades con un espíritu más tranquilo.

Uno de mis principales objetivos al explorar este tema es sugerir que tenemos más libertad de la que pensamos en niveles de los que inicialmente no somos conscientes. Si podemos aprender a trabajar con los movimientos planetarios con más intuición y menos con una interpretación tan literal como «Urano se acerca sobre tal y por tanto pasará tal-y-cual», podríamos descubrir lo que Pico de la Mirándola quería significar cuando dijo que los seres humanos somos co-creadores con Dios. La interpretación literal no nos justifica como astrólogos. También puede ser francamente destructiva porque, desde luego, es algo así como una profecía auto cumplida. Como nuestras percepciones se distorsionan invariablemente a causa de nuestros complejos individuales, nos inclinamos a interpretar los tránsitos y las progresiones, no tanto de acuerdo con lo que puedan significar si no de acuerdo a lo que nuestros complejos nos dicen que nos «harán». Incluso el astrólogo «tradicional» más ortodoxo no es realmente capaz de ser objetivo cuando se trata de predecir acontecimientos. Incluso ni siquiera podemos estar seguros de qué es realmente un «suceso», ya que depende mucho de cómo y cuándo la persona se da cuenta qué ha ocurrido. Nuestras suposiciones sobre el futuro están tan fuertemente tenidas por nuestras propias psiques como nuestras suposiciones sobre el presente.

Una aproximación psicológica a tránsitos y progresiones presenta un reto mayor que una literal porque implica tomar responsabilidad por lo que está simbolizado en las configuraciones de nuestra propia carta natal. También requiere aprender a trabajar con técnicas tradicionales de predicción en más de un nivel. Esto no significa que no tiene valor tratar de darle sentido a cómo un movimiento planetario va a actuar, posiblemente, a nivel material. Es tan estúpido ignorar este aspecto de la vida como lo es ignorar el psíquico. Si uno tiene el Sol progresado en cuadratura a Neptuno en la casa 2, mientras Saturno transitando está en conjunción con Neptuno natal, no sería una buena idea entrar en una asociación de negocios con alguien de quien apenas se sabe sobre su trasfondo y credenciales. La aplicación concreta de los principios astrológicos puede ser muy valiosa para nosotros pero si no contamos con la comprensión psicológica precediendo a cualquier interpretación literal, creo que, la mayor parte de las veces, podemos crear nuestro propio destino, manifestar nuestras propias predicciones y generar un sufrimiento considerable cuando no es necesario hacerlo en absoluto.

por Liz Greene

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here