La magia de las especias

10

Aunque sus nombres populares sean: Turmeric (Ingl), Azafrán de la India, nosotros la conocemos como Cúrcuma (derivado de kurkum en árabe). El nombre de Turmeric proviene del sanscrito y se refiere a su color amarillo, el rizoma desprende un tinte de color amarillo dorado el cual es usado para teñir por ejemplo las túnicas de los monjes. El testimonio escrito más antiguo data del año 600 a.C, en un herbario asirio en el que se la refiere como planta colorante.

En su composición química se destacan los Curcuminoides o colorantes, entre ellos la curcumina, Aceites esenciales entre un 2 y 5%, Agua, Proteínas, Hidratos de carbono, Fibras, Calcio, Fosforo, Hierro, Sodio, Potasio, Vitamina B1, B2 y B3, Ácido ascórbico. Como verán, es una planta sumamente beneficiosa para nuestro organismo.

Al ser tan utilizada en la cocina oriental y en los vademécums de ayurveda como medicamento, cuenta con una cantidad importante de estudios científicos, de los cuales podemos destacar algunas acciones farmacológicas.

Acción sobre el hígado: efecto colerético (se refiere a aquella sustancia que estimula la producción de bilis en las células hepáticas) y colagogo (sustancia que estimula la evacuación de bilis desde la vesícula biliar), lo que le brinda una acción hepática muy importante. Tomar un comprimido de Cardo Mariano y Cúrcuma antes o después de las comidas mejora y activa el metabolismo gastrointestinal.

Además, se comprobó el efecto protector hepático ante remedios que producen hepatotoxicidad como el Hierro, la Ciclofosfamida y muy especialmente el Paracetamol, medicamento tan usado y tan toxico para el hígado.

Se observó a través de estudios doble ciego gran mejoría en pacientes con hepatitis tanto agudas como crónicas, además de un efecto antioxidante celular.

Acción Digestiva: estimula la producción de secretina, gastrina y bicarbonato a nivel pancreático, manteniendo el pH gástrico, en especial en la mucosa gástrica tiene una acción protectora ya que disminuye la secreción acida.

Efecto Inmunomodulador: Inhibe la producción de sustancias carcinogénicas, se la utiliza en el tratamiento del cáncer coadyuvando a la medicación alopática, ya sea por su efecto protector gástrico y hepático como por su acción antioxidante y antitumoral.

Lípidos y Azucares: Excelente hipolipemiante, eleva los valores de HDL y disminuye los triglicéridos. Al disminuir los lípidos plasmáticos ejerce un papel importante en la ateroesclerosis. A esto se le suma su acción hipoglucemiante disminuyendo los azúcares en sangre. Un té de Cúrcuma 1 o 2 veces al día es muy aconsejable para el paciente diabético, en este caso se puede usar el polvo, se agrega una cucharita de café a una taza grande de agua caliente, se mezcla, se deja reposar y se lo bebe sin colarlo.

Acción Antiinflamatoria: Las curcuminas actúan inhibiendo las enzimas ciclooxigenasa y lipooxigenasa lo cual promueve una actividad antiinflamatoria, excelente en reumatismo, artrosis, artritis, etc. Se intentó sintetizar compuestos análogos a la curcumina pero ninguno llega a tener los resultados esperados en comparación con la planta. Esto ocurre con muchos vegetales, sintetizar un activo es mucho más económico que cultivar y cosechar, pero las hierbas como organismo vivo integral actúan en conjunto con todos sus principios activos, esto ya lo vimos con el Hipérico, excelente antidepresivo gracias a un activo, la hipericina la cual fue sintetizada en laboratorios, pero no se pudo lograr el efecto de la planta completa.

Volviendo a la cúrcuma, para el caso de tendinitis en su forma aguda, la toma de Cúrcuma extracto seco 250mg 2 o 3 veces al día durante 15 días desinflama y calma rápidamente el dolor. Cuando hablamos de cronicidad como puede ser una artritis, se toman 2 cápsulas al día, pero por periodos más largos. 

Circulación: Las curcuminas son antiagregantes plaquetarios, antitromboticas, este efecto es sumamente útil, pero hay que tenerlo en cuenta al momento de indicarlo a un paciente anti coagulado ya que puede hacer sinergia potenciando la acción del medicamento.

Formas farmacéuticas: La cúrcuma se encuentra en farmacias y dietéticas en forma de polvo, de esa manera es útil para espolvorear en las comidas, pero al no estar concentrado se deben consumir cantidades importantes durante el día, como condimento es una cosa, pero si estamos buscando una acción farmacológica las dosis deben ser exactas y reproducibles.

Extracto seco (5:1) para ser administrado en cápsulas o comprimidos, estos extractos están estandarizados, el laboratorio informa el porcentaje de Curcuminoides que posee dicho extracto, de esa manera el médico puede indicar la dosis necesaria. 

Se recomienda asociarla con Pipper nigrum (Capsicum o pimienta negra) ya que esta especie ayuda a extraer la curcumina potenciando su efecto.

En forma de Tintura madre se recomienda 1 gota por kilo de peso repartidas en 2 tomas diarias.

En comprimidos asociada con el Cardo Mariano otro excelente hepatoprotector y Pimienta negra.

Contraindicaciones: Por su acción anti plaquetaria no se recomienda su uso en pacientes anti coagulados, en altas dosis el aceite de cúrcuma puede tener acción abortiva por lo que se desaconseja su uso en embarazo. Tampoco se usa en lactancia y en niños menores de 5 años. 

Como siempre, «ante cualquier duda consulte con su médico y/o farmacéutico de confianza”.

Farm. Dra. Miriam Noemí Bruno

DT Farmacia Homeopática Libertad

farmacialibertad0@gmail.com

Bibliografía: Tratado de Medicina, Dr Alonso, Especies exóticas, R. Richardson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here