El cabello, nuestro ornamento natural

20

El cabello es nuestro ornamento natural, por lo tanto tenemos que tratarlo como corresponde, cuidándolo y tratando de prevenir posibles problemas ocasionados por creer que con el uso de un shampoo puede estar bien cuidado. Es importante la elección de un buen shampoo, pero hay varios consejos que seguir para tener un cabello sano y vigoroso, por ej.: No cepillar un cabello mojado, ya que pueden abrirse las puntas, es preferible peinarlo con los dedos e ir dándole la forma del corte que tenga. Evitar en lo posible el secador de cabello, aun en invierno, y al secarlo después del lavado, con la toalla, no frotar el cabello, sino ir apretando, presionando, para ir absorbiendo el agua del cabello. Masajear el cuero cabelludo, hacer el masaje primero desde la nuca hasta la parte superior de la cabeza, con movimientos circulares, segundo, desde la frente hasta la parte superior de la cabeza, con movimientos vibratorios laterales; tercero, con las palmas de las manos planas y apoyadas fuertemente en el cuero cabelludo, presionar ligeramente y en sentido vertical, de la frente a la nuca. Pero recordar que los movimientos se realizan sobre el cuero cabelludo, y no se fricciona el cabello ni se frota, porque se quiebra. La correcta alimentación, sobre este tema ya hemos hablado, pero es conveniente recordarlo. Cereales integrales, frutas, verduras, aceites de primera presión, y de ese modo, incorporaremos las vitaminas y minerales necesarios para mantener la salud, tanto física, como del cabello en particular. Los problemas más comunes del cabello se deben al estrés y a la mala nutrición.

No usar cosas que aprieten o compriman mucho la cabellera, coleteros, cintas, pinzas, cabello muy tirante; porque pueden cortar o arrancar cabellos de raíz. Los cepillos y peines se deben mantener siempre bien limpios, y se pueden colocar unas gotas de aceite esencial puro, así al peinarse se perfuman los cabellos, por ejemplo: jazmín, verbena, ylang ylang, rosa, y los cepillos siempre deberían ser de cerdas naturales. También la aplicación de los aceites en gotas, se pueden aplicar directamente en el cabello húmedo, luego del lavado, y el perfume perdurará.

Los cabellos en vacaciones

Cuando estamos de vacaciones, al distendernos, dejamos de hacer la rutina del cuidado, que justamente, hay que incrementar durante el verano. Tomar sol es beneficioso para la salud, inclusive para el cabello, pero cuando este sol es demasiado, decolora el cabello y degrada la queratina, por lo que el cabello pierde brillo y se vuelve frágil; lo mismo sucede con el cloro de las piletas: lo reseca, por lo tanto vamos a recomendar tratamientos que puedan restablecer la calidad de las cabelleras. Recomendamos restablecer una correcta alimentación, ya que estando de vacaciones se suele comer más y no siempre lo más sano. Se podría comenzar el tratamiento aplicando máscaras caseras que pueden ser poner 2 cucharadas soperas de aceite de almendras dulces, más 1 cdta. de miel; una vez emulsionado se aplica sobre todo el cabello, y se refuerza en las puntas, se cubre el cabello y se deja actuar, luego se lava utilizando un buen shampoo natural a base de hierbas, según el largo del cabello se puede aplicar menor cantidad de aceite . Otra, mezclando aceite de jojoba, que pueden utilizar también los cabellos grasos, solo o mezclado con avena molida, y agregar unas gotas de vinagre de manzana en el enjuague. Otra más: aceite de coco, de palta y gel o jugo puro de aloe, siempre se sigue el mismo procedimiento del primer ejemplo, el tiempo para dejar actuar las mascarillas puede variar, pero no tendrá que ser menor de 30 minutos. Y otra: aplicar la fangoterapia capilar de arcilla con hierbas con jugo o gel de aloe, y seguir el procedimiento que indica el envase, luego estas máscaras y al terminar el lavado y correcto enjuague se pueden aplicar acondicionadores naturales a base de elementos como aceite de lino, palta, yerba mate, parafinado del cabello, y que también pueden aplicarse como máscaras y dejar actuar en el cabello o utilizarlas solo como acondicionador. El gel de aloe sirve como una savia vegetal. Los otros cuidados ya conocidos son el cepillado cada noche para eliminar el polvo y activar la circulación como así los masajes manuales. Al enjuagar siempre terminar con agua fría, deja el cabello más brillante. Lo ideal también es dejar secar el cabello al aire, y si no se puede, por lo menos utilizar un secador muy suave. También se pueden mezclar a los aceites vegetales recomendados, algún aceite esencial, como por ejemplo el de manzanilla, hamamelis, o melaleuca (también llamado “tea tree”) salvia, romero, lavanda. Como ven, en su propia casa pueden con estos elementos hacer sus propios tratamientos renovadores y rejuvenecedores, siempre es bueno mimarse y cuidarse, sobre todo en estos momentos tan inquietantes y estresantes, para no decaer, y seguir adelante, luchando por nuestro bienestar. Los Saluda

Beatriz Prodan

de Dist. Beatriz Cosméticos (011) 4551-0182 / 4552-1419

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here