Diabetes en nuestros animales

13

En los últimos años la diabetes tanto en perros como en gatos se transformó en una enfermedad frecuente. El páncreas es el culpable principal de producir esta enfermedad. Este órgano tiene dos funciones importantes: 1) La producción de enzimas que ayudan a la digestión, 2) La elaboración y regulación de una hormona llamada Insulina. Su función es permitir el paso de azucares al interior de las células. Esto requiere de un mecanismo perfecto para que no sobre azúcar en la sangre y no falte en las células. 

Se han descripto dos tipos de Diabetes. La de tipo I que se produce generalmente en animales jóvenes y es menos frecuente de ver. El páncreas de estos pacientes no produce insulina porque están destruidas las células productoras. Por una acción autoinmune el mismo cuerpo destruye a las fábricas de insulina. Son animales flacos, que pierden peso a pesar de comer mucho y requieren sí o sí de insulina inyectable para poder vivir. Pero existe otra forma de enfermedad que es la Diabetes tipo II, esta se desarrolla en animales normales que tienen un páncreas normal, que elabora insulina normal, pero que por diversos motivos, en general sobrealimentación, dietas ricas en hidratos de carbono van deteriorando el funcionamiento del páncreas disminuyendo la producción de insulina o generando una resistencia del cuerpo a la insulina. 

Sea como sea la insulina se vuelve escaza y no alcanza para cubrir las necesidades. Son animales con sobrepesos, que tienen una dieta incorrecta durante muchos años, sumado a una predisposición y sensibilidad especial. Estos son los casos que han aumentado muchísimo en los últimos años, tanto en perros como en gatos. Un gato diabético era algo totalmente excepcional hace 20 años y hoy prácticamente estoy viendo uno por semana. 

La mala calidad de algunos alimentos balanceados, que tienen hidratos de carbono, grasas de mala calidad son en parte responsable de este aluvión de casos de diabetes tipo II. Es por esto que vengo bregando sobre el uso de alimentos balanceados de excelente calidad o dietas naturales bien balanceadas con todos los suplementos necesarios. 

Somos lo que comemos y nuestros animales también. Los síntomas de la diabetes son muy característicos. Las tres P. Poliuria, Polidipsia, Polifagia.  Es decir que nuestro animalito produce grandes cantidades de orina, toma grandes cantidades de agua y tiene un apetito voraz. Si es flaco y joven será la tipo I y si es gordo y más veterano la II. Un análisis de sangre nos dará el diagnóstico preciso. La glucemia, es decir el azúcar en sangre no tiene que superar los 160 mg/dl.  El tratamiento puede involucrar hipoglucemiantes orales, dieta especial sin hidratos de carbono o directamente el uso de insulina. 

La homeopatía ayuda mucho a equilibrar a estos animales, estimulando al páncreas a producir más insulina, a las células a ser más sensibles a la poca insulina reinante, permitiendo disminuir la dosis de la misma y que no haya grandes picos en la glucemia. En algunas ocasiones el problema no es la falta de insulina sino la resistencia del cuerpo a la misma, sea esta la natural producida por su páncreas como la artificial, inyectada. Hay casos en donde los dueños y los especialistas se vuelven locos porque la insulina no funciona bien. Hay picos de hiperglucemia, con otros bajones peligrosos… no hay una estabilidad en el tratamiento. Se van cambiando de marcas de insulina (hoy tenemos muchas variedades) o de dosis o de frecuencia y a pesar de todo no se logra un tratamiento estable. La homeopatía en muchos casos mejora esto. 

Les voy a contar un poco sobre la historia de la enfermedad. La palabra diabetes quiere decir sifón y se acuñó para hacer referencia a uno de los signos principales de esa patología: la excesiva eliminación de orina. A ésta se le agregó el término Mellitus por su sabor a miel. Hasta comienzos del siglo XX los médicos clínicos probaban la orina de sus pacientes para diagnosticar ciertas enfermedades, como la diabetes. Verdaderos héroes eran los tipos. Los chinos más inteligentes controlaban la orina con hormigas, que se abalanzaban sobre las que tenían glucosa. Hoy en día se usan tiras reactivas para medir directamente con una gota de sangre. 

Recordemos que se va a producir en animales que son sensibles y predispuestos. Nadie se enferma de lo que quiere sino de lo que puede. Hay una gran debilidad porque recordemos que el problema es que la glucosa de la sangre que está en abundancia no puede entrar a las células que se mueren de hambre y quedan muy débiles. La debilidad de los músculos produce que a los gatos se les dificulte saltar para subir a sillones y camas. Muchas veces la consulta se realiza únicamente por este síntoma. Es una característica de los felinos. Algunos caminan apoyando los tarsos en los miembros posteriores. 

La diabetes es una enfermedad crónica que puede ser controlada perfectamente y es fundamental detectar a tiempo y la homeopatía hace maravillas para el control de la misma. Los animales diabéticos pueden vivir muchos años y tener una buena calidad de vida. Sólo hay que cuidarlos y seguir las indicaciones del veterinario.

Salud y alegría

Durante la cuarentena estamos atendiendo los días Martes y Sábado por la mañana. 

Solicitar turnos al 4632-3558

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata
homeopatia5@gmail.com   |   www.homeovet.com.ar
@homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here