Demoliendo mitos – Sobre Higiente en Cocinas (Parte II)

 • “Si se cae un producto de limpieza, como la lavandina, sobre algún alimento, lo desinfecta”
FALSO: Si se cae un producto de limpieza, como la lavandina, sobre algún alimento, es una contaminación química. No debe consumirse dicho alimento.

 • “Si encuentro una viruta de metal de la esponjita, en un plato de fideos, no pasa nada.”
FALSO: Debido a que es una contaminación física (objeto visible), no debe consumirse.

“Una ensalada de hojas verdes no va a causar una enfermedad transmitida por alimentos (ETA), si las enjuago debajo del chorro de agua fría por 5min” 
FALSO: Para que una ensalada de hojas verdes no cause ETA debe ser lavada bajo chorro de agua fría y potable; luego desinfectada con 3 gotitas de lavandina en 1lt de agua y dejarla reposar por 5 min. Por último, escurrir y cortar.

“Puedo servir el hielo con la mano.” 
FALSO: Debe utilizar una pinza para evitar el contacto de la mano con el hielo, ya que puede causar una ETA.  

“Desinfectar las mesadas con agua caliente y lavandina, es una medida preventiva para no enfermarse”
FALSO: Las superficies deben desinfectarse con agua fría y lavandina.

  • “Cuando hay un traslado de bacterias desde alimentos crudos a cocidos por malas prácticas se provoca una intoxicación”. 
FALSO: Se provoca una contaminación cruzada.

  • “Deben lavarse y desinfectarse las manos con lavandina porque es más efectiva.”
FALSO: Debe lavarse y desinfectarse las manos con jabón líquido desinfectante.

  • “El vinagre de alcohol se utiliza para desinfectar vegetales” 
FALSO: La lavandina es el producto que (dosificado en 3gotitas por 1lt de agua fría y remojo de 5min), sirve para la desinfección de vegetales. El vinagre de alcohol se puede utilizar, posteriormente, para eliminar los parásitos. 

  • “Si tengo un alimento vencido, pruebo para saber cómo está”
FALSO: No respetar la fecha de vencimiento no es sólo la pérdida de nutrientes y la calidad del producto, sino que, justamente, lo más preocupante es la contaminación y la toxicidad.

Por Prof. Lic. Gabriela Buffagni
Lic. En Nutrición (MN3190 – UBA)
@gabrielabuffagni  |  gabrielabuffagni@gmail.com

Artículo anteriorHomeopatía primero
Artículo siguienteAlgo nuevo bajo el sol

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!