Beneficios de ser vegano

4

Hoy en día existen muchas personas veganas y vegetarianas. Es importante, primero, conocer a qué nos referimos con estas etiquetas. Una persona vegetariana hace referencia a la dieta que lleva a cabo, la cual no incluye animales. La mayoría de los vegetarianos rechaza comer animales porque entiende que ellos deberán ser asesinados para terminar en el plato y se siente responsable individualmente de ello. Este estilo de vida considera a los animales como seres sintientes hasta cierto punto, ya que solo tiene en cuenta el sufrimiento de estos dentro de los mataderos y de la industria cárnica. Sin embargo, este es solo un ejemplo de las millones de maneras en las que hoy en día el hombre lleva a cabo la explotación animal. La explotación animal hace referencia a utilizar a los animales para beneficio propio. Ellos tienen su propia naturaleza: vivir, vivir en paz, en compañía o soledad, estar junto a su familia, etc. Cuando los reducimos a meras cosas, recursos, medios para un fin, estamos violentando estos “intereses” por superponer los nuestros. Si, por el contrario, los respetamos y rechazamos la explotación de ellos, entonces estamos hablando de veganismo.

Pensemos algunos ejemplos de explotación animal fuera del matadero: en la industria alimenticia, hay diversas maneras de utilizar a los animales aprovechándonos de su cuerpo. Puede ser para sacarles leche materna, huevos, miel, etc. Fuera de la alimentación, dentro de las industrias también hay explotación animal: en la vestimenta, cuando utilizamos lana de las ovejas, piel de vaca o de zorros, en la cosmética y artículos de limpieza, con la experimentación en animales y además en pedazos de su cuerpo dentro de los productos. Fuera de la industria, también se utilizan los animales para el beneficio humano: en el deporte (equitación, pesca, polo, jineteadas, tauromaquia, caza, etc.), el entretenimiento (circos, acuarios, zoológicos, carreras de caballos o galgos, riñas de gallos o perros, etc.). Fuera del sistema económico, también podemos encontrar situaciones donde se utilizan a los animales: mulas o caballos para trasladar cosas o personas, montar un caballo, cazar palomas, etc.). Como podemos ver, el veganismo abarca mucho más que solo la industria cárnica. Es momento de repensar qué estamos haciendo con los demás animales. Cuando realizamos encuestas sobre la explotación animal, podemos ver que la mayoría de las personas está en contra de esta. Sin embargo, en términos de acciones, no reflejan lo mismo que piensan. A los animales no les interesa que una persona esté “arrepentida” o le “dé pena” explotarlos, si igual van a hacerlo. Es necesario que este pensamiento se lleve a cabo para evitar las consecuencias no deseadas.

Existen 2 beneficios de ser vegano: El beneficio para la persona, es que estará en coherencia y armonía entre lo que piensa y lo que hace. Ya que, de lo contrario, se estaría viviendo en una dualidad, una hipocresía carente de sentido. El mayor beneficio que tienen los animales es que ya no estarán siendo explotados, oprimidos, abusados, torturados, encerrados, asesinados, etc., para esa persona/en su nombre. Cada persona es responsable individualmente de sus acciones y las consecuencias que generan. Algunas consecuencias tienen víctimas y deberían ser consideradas en el momento de realizar una acción. No podemos hacernos responsables de la explotación animal que realizan otras personas (sí podemos influenciar), pero sí podemos decidir de qué lado queremos estar nosotros: del lado del problema o de la solución.

Tengamos en cuenta, que en la medida en la que miremos para otro lado y no nos hagamos cargo de nuestras consecuencias, vamos a seguir siendo parte de la explotación animal. No podemos hacernos cargo de las acciones que tienen los demás, pero sí podemos hacer nuestra parte y decidir por nuestras propias víctimas. Si no obramos correctamente, estaremos del lado del problema y no de la solución. Seamos la ayuda que necesitan para que esto deje de suceder.

@delfidiaznieva

Artículo anteriorPLANTAS Y HONGOS ADÁPTOGENOS (PARTE II)
Artículo siguienteCuento Zen

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí