Un mundo mejor

24

Nuestra mente es muy poderosa, tiene el poder de crear todos los objetos agradables, desagradables o neutros. Un mundo puro es el resultado de acciones puras y un mundo impuro lo es de acciones impuras, puesto que todas las acciones tienen su origen en la mente, todo incluyendo el mundo mismo es creado por la mente. 

En estos tiempos que estamos viviendo todos entendemos que el mundo necesita cambiar y queremos contribuir con ese cambio. La mejor forma de contribuir con un verdadero cambio es transformando nuestra mente. Aprendiendo a cultivar estados mentales positivos y abandonando los perjudiciales. 

Para cambiar el mundo no necesitamos cambiar nada externo, solo necesitamos cambiar nuestras creencias e intenciones. Necesitamos cambiar nuestro objeto de estima; en lugar de estimarnos a nosotros mismos, estimar a los demás. Para lograr esta transformación tan profunda necesitamos reconocer que sin los demás, no somos nada. 

“Necesitamos a los demás para nuestro bienestar físico, emocional y espiritual. Sin ellos no somos nada. Pensar que somos como una isla, un individuo independiente y autosuficiente, no se corresponde con la realidad. Es más realista pensar que somos como una célula dentro del inmenso cuerpo de la vida, distintos de los demás, pero íntimamente relacionados con todos ellos. No podemos existir sin los demás, y ellos, a su vez, se ven afectados por todo lo que hacemos. La idea de que es posible conseguir nuestro propio bienestar sin tener en cuenta el de los demás –o incluso lograrlo a sus expensas– es totalmente absurda».

Extraído de Cómo transformar tu vida de Gueshe Kelsang Gyatso Rimpoché.

Guen Kelsang Rinchung
Maestra residente – C. de meditación kadampa Argentina

info@meditarenargentina.org  |  @meditarenargentina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here