Trastornos de la salud a causa de la cuarentena

4

Esta no es la primera nota en la que hablo de los síntomas de la cuarentena, hablé sobre la falta de producción de Vitamina D por el encierro, los problemas en la piel y en los pulmones por el uso de los barbijos, la resecación en las manos por el alcohol en gel, etc.

Hoy me gustaría hablarles de los trastornos emocionales a causa de la cuarentena, que por supuesto, si se mantienen en el tiempo, terminan afectando el cuerpo físico. 

Las consultas diarias en el mostrador de la farmacia son por: insomnio, depresión, soledad, irritabilidad, miedo, incertidumbre, ansiedad y aumento de peso, problemas de convivencia, entre otros.

Vamos a desarrollar algunos de estos puntos. Somos seres relacionales, necesitamos vernos, abrazarnos, sentirnos cerca, este distanciamiento obligado justamente nos hacer sentirnos lejos de todos y de todo. Al principio se acatan las medidas, pero con el tiempo comenzamos a sufrirlas, perdemos el centro, nos desvitalizamos, nuestro cuerpo emocional y mental se desequilibra y el cuerpo físico recibe este cimbronazo manifestando síntomas.

Los días se hacen largos, cambian los horarios de sueño, se encuentran a las tres de la mañana compartiendo con otras personas en las redes sociales, momento en que el cuerpo estaba acostumbrado al descanso, al reposo. Una noche de desvelo no es nada, pero varias seguidas es un problema, aparece entonces la ansiedad por no dormir, ansiedad que no hace otra cosa que impedirnos justamente dormir.

A esto le sumamos una emoción tan conocida por el hombre, el miedo. Miedo a enfermarnos, a morir, a no poder ver a nuestros seres queridos, a perder el empleo, a no dormir.

Se manifiesta de muchas maneras, una es con el insomnio, otra es con los riñones, allí depositamos nuestros miedos más profundos. Además, les cuento que los riñones representan en nuestro cuerpo la zona de la convivencia, como nos relacionamos con el otro, en especial con nuestra pareja. Precisamente es un momento donde la convivencia se ve sumamente afectada, no se pueden ver a los amigos, pero se debe compartir días enteros con toda la familia, cuando antes cada uno tenía su espacio y horario, hoy es una ensalada difícil de digerir.

Desde la medicina natural podemos ayudar mucho, disminuyendo la ansiedad, controlando los miedos y reforzando los riñones.

– Melatonina: es una hormona segregada por la glándula pineal, regula el ritmo circadiano, la relación entre vigilia y sueño. La pineal segrega melatonina cuando oscurece, por eso las noches son para dormir, porque es cuando hay mayor segregación de esta hormona la cual induce al sueño. Los cambios en el ritmo diario del dormir afectan a esta glándula disminuyendo su secreción.  

Se elaboran en la farmacia Melatonina de 0,3mg, 3mg y de 6mg. La dosis de 0,3mg es menos inductora del sueño, pero lo prolonga más en la noche. Al ser una hormona necesita un tiempo de 15 a 20 días para comenzar a actuar.

– Valeriana, Passiflora, Tilo: estas plantas coadyuvan a la melatonina, son sedantes, ansiolíticas naturales, preparan al cuerpo para un buen descanso. Se elaboran en comprimidos y en gotas.

– Flores de Bach: no hay una única formulación, los florales se diseñan para el paciente, si bien Mimulus y Aspen actúan muy bien en los miedos, cada caso es único y especial y se debe tratar en correspondencia.

– Aceite de Lavanda, la esencia de lavanda es uno de los aromas más relajantes, se pueden colocar unas gotas sobre un paño o un algodón cerca de la almohada, también se puede agregar a una crema o un aceite vehicular como el de almendras y se masajea cuello, hombros y sienes.

Reforzando los riñones

-Té verde:tiene un efecto levemente diurético, refuerza las funciones renales, evita infecciones, se debe tomar lejos de las comidas, dos comprimidos al día. 

– Equisetum arvense (Cola de caballo): también con efecto suavemente diurético, aquí lo que buscamos es limpiar los conductos renales, ayuda al riñón a depurar las toxinas. Se consume en gotas, 20gts en agua al levantarse.

– Vaccinium myrtilus (Arándano rojo): tiene un efecto “antibiótico” sobre las vías urinarias, es coadyuvante de la cola de caballo en la limpieza y eliminación de toxinas del riñón. Se elabora en capsulas y la dosis depende de los síntomas, cuando son leves, apenas una molestia 200mg al día es suficiente, para cistitis crónicas las dosis son más altas, llegando a los 700mg por capsula.

Ejercicio: Colocamos las manos sobre el corazón, la derecha sobre la izquierda, respiramos y sentimos que las palmas de nuestras manos reciben todo el amor de nuestro corazón, llevamos entonces las manos a la espalda, a la altura de la cintura, sobre los riñones y les entregamos todo ese amor. Volvemos a repetir 3 veces.

Tener miedo no es malo, de hecho, el miedo nos cuida, evita que nos hagamos daño, nos pone en estado de alerta. Vivir con miedo es otra cosa, ahí somos vulnerables, extremistas (acatamos con sumisión o nos oponemos a todo) y en este pendular drenamos nuestra energía…

Como les digo siempre, ante cualquier duda consulte a su médico y/o farmacéutico.

Farm. Dra. Miriam Noemí Bruno
D.T. Farmacia Homeopática Libertad
farmacialibertad0@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here