Hasta luego Cachito Ayala

26

Cacho, Cachito querido, el juguetón y movedizo amigo de todos, estuvo al frente de farmacia Homeopática Dr. Belaustegui durante, 40 años. Farmacia que primero se ubicó en Paternal, Belausteguí esq. Rojas, de allí su nombre… luego otros tantos en Tucumán esquina Anchorena y desde hace 20, en calle Tucumán y av. Pueyrredón. Cacho era un gran personaje, amante del tango, la homeopatía y el futbol; a través de los años lo vimos enojarse con unas rodillas que ya no daban para más…

Cuervo de Alma, no dejaba escapar oportunidad para seguir a San Lorenzo adonde sea, acompañado siempre por sus amigos, sus hijos, sus nietos…o a quien le lleguen esos colores también al corazón.

Amigo de Convivir, que digo amigo, si tenía la camiseta más que puesta con nosotros. Se hizo amigo (naturalmente) de mi viejo y luego más aún de mi mamá, Marta Fleischer (fundadora de Convivir). Nos quería bien, y era correspondido del mismo modo.  

Cacho, venía a los programas que hacíamos en radio y nos traía grandes personajes -sus amigos- así conocimos a Fabio Zerpa, a el increíble Dr. Kerschen, astrólogos de renombre, científicos “locos”, médicos prestigiosos… gente del tango (¡¡era muy amigo de Horacio Ferrer!!), todos se acodaban en su farmacia ante el revoleo de ojos de su compañera y sus chicos- hoy adultos- que continúan con su legado. 

Sí, al igual que la película “El gran pez”, Cacho traía a nuestro mundo seres maravillosos, nos brindó su amistad sincera y duradera, con sonrisa enorme y ojos picaros, en las buenas y en las malas… En el 2001 cuando el país se venía abajo, lo recuerdo a él y a mi vieja, pasándose cheques, a manotazos, para tapar agujeros de nuestros barcos de manera loca; había que sobrevivir y sobrevivimos.

En este mes de mayo, a dos años de su partida, que fue en silencio, en plena pandemia. Va nuestro homenaje y gratitud para él, a quien queremos tanto. 

Nuestro sincero cariño a sus hijos Mariano, Diego, Carolina y Brenda… a Silvia su compañera de vida, a sus nietos y bisnietas.

Por eso todos los meses cuando vemos su farmacia estampada en página 8, sonreímos de cariño y gratitud. Andá Cachito, andá a saber que estarás haciendo…<

Cecilia y Luciano Andrada

Artículo anteriorAutodiagnóstico de su negocio
Artículo siguienteEl zodíaco en el signo de Tauro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí