Coronavirus y cuidado de adultos mayores

6
People wearing protective masks use hand sanitizer while sitting in Union Square in San Francisco, California, U.S., on Wednesday, March 4, 2020. The city's surrounding counties have reported some of the country's first instances of community transmission, which is keeping tourists and even some residents at home -- a phenomenon already starting to ripple around the country, hitting business owners and threatening broader damage to the economy. Photographer: David Paul Morris/Bloomberg via Getty Images

Los investigadores encontraron que los adultos mayores son más susceptibles a las enfermedades crónicas como las respiratorias y las cardiovasculares, la diabetes y las de sistema nervioso. 

¿Por qué sucede esto? 

Al igual que ocurre con todos los seres vivos, con el paso del tiempo hay un proceso de desgaste o envejecimiento, y vamos perdiendo distintas capacidades: una de ellas es la posibilidad de defensa del organismo ante amenazas internas y externas, entre las que figuran los virus y las bacterias y se alteran y disminuyen las funciones de protección.

Los procesos de envejecimiento comienzan alrededor de los 65-70 años y dependen en parte de los genes, pero también la calidad de vida de cada persona: el estrés, la alimentación, el ejercicio físico condicionan el mantenimiento de esos procesos…pero en algunos casos pueden revertirlos.

Por eso vamos a compartir algunas propuestas para conservar o recuperar un sistema inmune adecuado.

La alimentación, lo que comemos, es lo más sencillo para incorporar, y tiene más capacidad de adaptación, ya que podemos reemplazar los alimentos que no nos gustan, o su preparación, o su cocción.

Lo más importante es que sea un alimento, un producto que tenga nutrientes verdaderos, evitando los que tienen agregado de químicos, que se reconocen en las etiquetas por la terminación  “antes” o porque se usan letras y números para nombrarlos: colorantes, saborizantes, etc.

Para conseguir comidas-alimentos podemos recurrir a dietéticas y casas de comidas naturales que pueden aconsejarnos sobre las características de cada preparación.

También es importante dedicar un tiempo a cuidar nuestro cuerpo: tenemos la capacidad de movernos y estimular los músculos, huesos y articulaciones: NO  nos quedemos sentados en un sillón: piensen que cuando terminemos con  la cuarentena vamos a tener que caminar…así que pongamos un horario para comenzar con 10 minutos de ejercicio físico,  lo más sencillo y natural es caminar, aunque sea en el patio o la terraza o en el interior si hace mucho frío: si mejoramos la circulación de la sangre con  el movimiento vamos a estimular también su llegada y la del oxígeno que transporta al cerebro… y todos queremos tener un cerebro sano!!

Saludar al sol todos los días en que aparezca: los rayos solares sobre la piel permiten aumentar la vitamina D en forma natural, para mejorar el Sistema inmune de defensa: siempre que sea posible colocar la piel blanca del antebrazo en un lugar donde pueda recibirlos directamente durante 15 minutos, alrededor del mediodía, cuando son más potentes.

Dormir y descansar lo necesario: como estamos en casa, quizás no tengamos horario para dormir, pero nos ayuda crear una rutina: cenar temprano -20hs- comer liviano: sopas de verdura con 2 cucharadas de aceite y un huevo. 

Comer 1 barrita de chocolate oscuro con 60-70% de cacao aporta triptófano, un aminoácido esencial que estimula la secreción de serotonina, melatonina y vitamina B3 en la glándula pineal, que regula el ciclo sueño-vigilia!!

Acostarse a las 22 hs, NO tener TV, ni celular, ni radio en la habitación, acostarse y apagar todas las luces, colocarse en una posición cómoda.

Puede hacer algún ejercicio de respiración profunda o colocar 2-3 gotas de aceite esencial de lavanda en un pañuelo o trozo de tela de hilo o algodón entre la funda y la almohada para favorecer la relajación y el sueño.

Dra. Elba Albertinazzi
Asoc. Arg. de Médicos Naturistas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here