Remedios naturales para afecciones habituales

La Medicina Natural es aquélla que emplea los recursos de la Naturaleza para restablecer y conservar la salud. La base del Naturismo es la ALIMENTACIÓN; de cómo comamos depende muchas veces la génesis o la curación de una enfermedad. También de otros factores (lo emocional, lo espiritual, los hábitos); pero sin lugar a dudas, el alimento es el “ladrillo” que formará parte, una vez metabolizado, de nuestra cubierta física. Y, como bien sabemos, existen ladrillos de buena y de mala calidad. Es diferente la conducta alimentaria que le conviene seguir a un paciente que presenta un cuadro de psoriasis que la que debería respetar aquél que sufre de hipertensión arterial. Más allá de algún gustito o atracón que uno pueda darse de vez en cuando, lo mejor sería brindarle a nuestro cuerpo el alimento que más necesita, y evitar aquello que lo perjudica. El Naturismo emplea también a la FITOTERAPIA como recurso curativo: las plantas medicinales pueden ser usadas al natural, frescas o secas, pudiendo realizar con ellas infusiones (echar agua hervida en un jarro que contenga las hojas) o decocciones (hacer hervir la planta en agua, para extraer sus principios activos). Si la planta está procesada por la industria farmacéutica, la encontraremos formando parte de tabletas, comprimidos, cápsulas y demás formas medicinales. Existen en nuestro Planeta alrededor de 800.000 plantas diferentes; 250.000 han sido descriptas por los botánicos, y sólo 80.000 han sido analizadas. El empleo de las hierbas medicinales debe hacerse con el máximo de los respetos: hay plantas muy benéficas, pero también las hay sumamente tóxicas. Con las plantas también podemos realizar cataplasmas (poner la planta fresca sobre alguna parte del cuerpo) o compresas (embeber un paño en alguna infusión o decocción curativa, y colocarla sobre el cuerpo). Los recursos de la Naturaleza son infinitos; se emplean también con excelentes resultados elementos MINERALES para tratar diversas afecciones: la ARCILLA o el BARRO, para alivio de dolores articulares, o para eliminar impurezas de la piel, por ejemplo. El caminar descalzos por el césped húmedo del rocío matinal es un método que favorece a aquéllos que sufren de afecciones respiratorias en forma crónica. En fin; la Medicina Natural ofrece innumerables recetas, consejos y recomendaciones a quien guste acercarse a ella. Desde ya que el diagnóstico y tratamiento corresponden al médico; pero toda persona que posea la inquietud del conocimiento referido a la prevención y curación de la salud, tiene la posibilidad de ayudar a los demás y también a sí mismo, aprendiendo a utilizar todo aquello que la Naturaleza nos brinda para lograr el equilibrio físico, emocional, mental y espiritual.

Dra. Marina Kanenguiser /Médica Naturista

Autor

Artículo anteriorLos aceites de la salud
Artículo siguientePokemón Go

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!