Hoy: Nux Vómica. Reacción es su lema

2

Siguiendo con la serie de personalidades homeopáticas, hoy toca Nux vómica. Recordando que para los homeópatas, cada medicamento corresponde a características mentales, generales y locales que nos guían para darles ese remedio y no otro. El caso que nos ocupa hoy será un animal: perro, gato, caballo o lo que sea, muy nervioso e inquieto. Con un temperamento reactivo. Digamos que es un tipo de pocas pulgas, que explota a la menor provocación. Se enoja rápido y por cualquier cosa. No tolera las esperas. Gatos que mientras uno le está preparando el almuerzo, lloran y gritan exigiéndolo ¡YA! En el caso de un perro, si bien es cariñoso y le gusta mucho jugar, en algunos momentos no querrá ni que lo toquen y se peleará a los gruñidos y ladridos con otros perros, aunque sean más grandotes. Es por eso que saldrá con la correa bien fuerte y con alguien que soporte sus tironeos. Es agresivo, incluso puede ser autoagresivo. Muchos perros de Nux vómica se corren la cola hasta morderla y sangrarla. Giran como si fuera una calesita y generan un problema muy serio. Por suerte la Nux vómica en altas potencias solucionará el problema. Se trata de razas pequeñas, ultra nerviosas, que viven ladrando y saltando. Los Fox terriers, sobre todo los llamados Jack Russell, hasta que demuestren lo contrario serán NUX VOMICA de pura cepa. Friolentos al máximo. En invierno viven pegados a una estufa, sus patas tiemblan solas, están cargados de electricidad. Pero ojo, que cualquier raza, incluso los indefinidos, también pueden responder a este medicamento. Su cariño es tanto que será sumamente celoso. Quiere el amor para él sólo. Y no tendrá obstáculos para conseguir lo que quiere ya que es muy obstinado.  Su sexualidad en el caso de machos enteros será su centro de atención. La competitividad con otros machos cuando están en grupo y hay una hembra en disputa, llegará hasta las peleas. Es temerario y no le importa el tamaño del rival, Nux vómica irá al frente siempre con arrojo y decisión.  En el caso de criaderos donde hay padrillos que tengan esta característica, el exceso de actividad sexual, no tendrán problemas en cumplir adecuadamente, les traerá algunos trastornos posteriores como agotamiento, calambres, dispepsias etc. 

Los gatos de Nux vómica, son extremadamente limpios, viven acicalándose. No toleran que lo toquen y lo manchen, inmediatamente que uno los acaricia se pasaran la lengua para borrar semejante huella humana. Hablando de humanos, sus dueños, muchas veces me han dicho al recetar Nux vómica: “¡Es el que tomo yo!”. El típico yuppie, con tres trabajos, bien empilchado y peinado, con su maletín y 10 cafés diarios será su imagen. El ser decidido, impetuoso y valiente no distingue de especie, se dará en cualquiera. Estoy seguro de que las hormigas de Nux vómica son así, tal vez no en un caracol, aunque no lo sé. ¿Y de qué se enferman? Pues seguro de lo que pueden y no de lo que quieran como todos. Y sus puntos débiles serán: su sistema nervioso y cardíaco. Su estómago el órgano preferido: gastritis, con sus náuseas y vómitos, no llegarán a úlceras como sus parientes humanos, pero sí serán esos gatos de vómitos matinales. Toman agua apurados y luego lanzan todo. Cólicos y diarreas son algo frecuente. Se intoxican con facilidad (comida a la que no está acostumbrado o algo que robaron de la basura). Son una máquina de intoxicarse y desintoxicarse inmediatamente. O vomitan o tienen diarrea, pero los tipos eliminarán los tóxicos al toque.  No toleran esperar nunca. Son hipersensibles a todo. Al más mínimo ruido. Son las personas que no toleran que una canilla gotee. En las fiestas de fin de año cuando hay pirotecnia, saldrán a enfrentarlas con ladridos provocadores, incluso – y esto es peligroso- irán donde está el petardo para morderlo furiosamente. Si nos ponemos desodorante o perfume o hay algún sahumerio encendido, los estornudos no pararán. Reacción es su lema. Me olvidaba de contarles que el remedio proviene de un fruto: la nuez vómica en cuya composición está la estricnina. ¡¡Con razón!! Por su puesto que al estar diluido millones de veces, pierde totalmente su toxicidad, pero mantiene esa energía necesaria para equilibrar a estos pacientes tan nerviosos. Hasta logran que duerman profundamente.

Será hasta la próxima.  Salud y Alegría

MV. Jorge S. Muñoz
Médico veterinario homeópata

Atendemos días Martes y Sábado por la mañana.  
Solicitar turnos al 114420-4998 y 4632-3558
homeopatia5@gmail.com   |   www.homeovet.com.ar
@homeovetmunoz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here