Es posible elaborar un producto 100% natural?

430

Boti-k es una marca de cosmética e higiene natural desarrollada por FYN5, con 6 años en el mercado. Pero surgió como proyecto emprendedor familiar hace más de diez, buscando desarrollar productos libres de químicos, 100% natural y vegetal, y sin materias primas o insumos de origen animal…nada fácil. En plena ruta camino al Uruguay y via audio de whatsapp, Ignacio Conde, que habitualmente escribe notas de interés ecológico en este medio, se presta ahora a responder como empresario. A su lado manejando (en este caso) y colaborando (en todos los casos) se encuentra José Chiesa pieza fundamental de la empresa.

-Es utópico realizar un producto 100% natural?

-No es utópico, es complejo, más en la Argentina. Los productos naturales en otros países del mundo, sobre todo en Estados Unidos y en Europa, son mucho más comunes y se los encuentra más fácilmente. Hay acceso a materias primas, a insumos naturales y ecológicos. Cuando nosotros comenzamos tuvimos que no solo desarrollar los productos sino también desarrollar muchas de las materias primas. El punto real que buscamos es producir sin químicos sintéticos.

-Un producto natural con componentes químicos, es malo?

-No lo consideraría como malo. Hay productos químicos sintéticos que sí son malos, son muy negativos, son cancerígenos, destruyen el medio ambiente. Hay mucha tela para cortar cuando hablamos de químicos, hay mucho por investigar… Nosotros no usamos petrolatos ni productos químicos sintéticos, porque más allá que un petrolato determinado pueda ser inocuo en la piel, estamos hablando de que para producir ese producto estamos destruyendo todo el medioambiente. Eso en un amplio sentido. De la misma manera que un producto de origen animal, un insumo o una materia prima de origen animal, no es malo usarlo en el cuerpo, pero sí equivale al sacrificio de animales. Por eso creo hay que poner las cosas en su contexto más allá de si son malas o buenas.

-Que encarece a un producto de origen natural?

-Cuando vamos a hablar de un producto natural, estamos hablando de un producto que ya de por sí es mucho más caro y no por su packaging, sino por sus componentes. Por ej. un galón de Aloe Vera puede costar U$S 15, si es sintético y U$S 150, si es Aloe Vera natural certificado orgánico. Lo que encarece el producto es la nobleza y la calidad de las materias primas que se utilizan. Nosotros hemos logrado productos que son 100% naturales y vegetales, y productos que son 99,5% / 99,2% vegetales y naturales, por-

que aún no hay conservantes orgánicos que hayan sido probados como eficientes. Si uno quisiera tener envases reciclables, eso es más complejo. En la Argentina hay poca variedad de  envases, supeditados a la materia prima proveniente de China. Y cuando hablamos de envases también estamos hablando de cantidades. Hay mucha complejidad con respecto a los materiales que se utilizan en los envases. Están saliendo muchas regulaciones de ANMAT que permiten o no determinado tipo de materiales en los envases de cosmética, esto hace que se encarezca un poco más el producto pero también hace que se cuide la salud de los consumidores.

-Hay una retracción en la compra de cosmética natural?

-No, puede haber una retracción en el crecimiento, pero no en el consumo de productos naturales. Notamos que hay gente que se esfuerza mucho más o se restringe en otro tipo de cosas para sí acceder a un producto de cosmética natural. Las personas están aprendiendo a cuidarse, sabe cada vez más, que también el cuidarse con la cosmética tanto como con la alimentación es invertir en salud.

Hay un tema más, y es que sí notamos una retracción de compra desde los comercios, pero no en el consumidor. Tanto la tienda natural, la dietética o la farmacia, están comprando menos y buscando qué comprar y qué no comprar, no ha pasado así con nuestros consumidores. Nosotros sentimos a los comercios como un filtro y tenemos a los consumidores que nos preguntan por todos los medios, dónde conseguir nuestro producto porque los comercios no lo tienen o no tienen toda la variedad. En la medida en que nosotros ponemos el producto al alcance del consumidor, el consumidor lo sigue llevando.

-Qué cuesta más a la hora de elaborar tus productos?

-Creo que lo que más cuesta en cuanto a esfuerzo, inversión y tiempo, es el desarrollo de un producto, no su elaboración. Implica conseguir las materias primas, en el mercado local o en el mercado extranjero, poder tener la garantía que voy a poder tener regularidad en el ingreso de ese insumo, de esa materia prima. Dentro de los laboratorios que están acostumbrados a hacer productos de síntesis química y no productos 100% naturales con los cuidados que estos conllevan, con todo lo específicos que hay que ser con la higiene, porque utilizan conservantes que son mucho más suaves o en algunos casos no llevan conservantes entonces la asepsia, tiene que ser total. Hay productos que son certificados para veganos o para celíacos o para pieles sensibles. Entonces en el desarrollo de un producto van todos estos análisis que también tienen su costo económico, pero también no son muchos los laboratorios que los hacen. Entonces para desarrollar un producto antes hay que parar en muchas estaciones… Ver cómo se comporta el producto, hay que hacerle determinados análisis, determinados procesos y vuelta a empezar si hubo algún problema en ello. Es lo que hace que un producto tarde más o menos dos años en desarrollarse y un dinero que muchas veces es superior al costo de la primer producción.

-Final: qué necesitarían para producir más y mejor?

-Es una pregunta compleja aunque parezca simple, porque el problema es que hay que cambiar toda la dinámica de desarrollo y producción en todos los ámbitos.

En la medida en que la demanda vaya creciendo, y que nosotros vayamos generando mayor volumen de producción, van a ir apareciendo todas estas partes necesarias y va a ir cambiando la dinámica. Profesionales de la bioquímica que estén más especializados en este tipo de productos, laboratorios más abiertos y dispuestos a desarrollar  otro tipo de cosmetica; la posibilidad de conseguir materias primas e insumos que sean naturales, orgánicos y que estén disponibles en nuestro país.

El tema de la regulación también es importante,  nosotros en Argentina no podemos producir o certificar un producto como orgánico si todos los componentes o materias primas e insumos que posee, no son certificados orgánicos en la Argentina… Y aquí no hay materias primas, componentes o insumos certificados orgánicos; hay que traerlas de EEUU. o Europa.  Entonces no puedo certificar, por más que use productos ya certificados por Ecoser o por Estados Unidos, porque distintas certificaciones internacionales en la Argentina no tienen validez. Esperemos que esto evolucione.

Cecilia Andada /CONVIVIR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here