Adaptarse al cambio climático, en Argentina es ley

46

Se convirtió en LEY un proyecto sobre presupuestos mínimos ambientales para la Adaptación y Mitigación del Cambio Climático, al tiempo que convalido la creación del gabinete nacional de cambio climático.

El gabinete nacional de cambio climático funciona bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros y es coordinado técnicamente por la Secretaria de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable.

El cuerpo tiene la función de articular, entre las distintas áreas de gobierno, la implementación de un “Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático”. El gabinete está integrado por titulares de todos los ministerios, que representan la instancia política. El trabajo técnico se desarrollará a través de mesas temáticas y de puntos focales ministeriales.

La ley apunta a establecer estrategia, medidas, políticas e instrumentos relativos al estudio del impacto, la vulnerabilidad y las actividades de adaptación al cambio climático. Además, crea un Sistema de Nacional de Información sobre Cambio Climático para transparentar el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero y el monitoreo de las medidas de mitigación.

Los puntos centrales de la norma:

Da un respaldo más sólido a la institucionalización del Gabinete Nacional de Cambio Climático, actualmente vigente mediante el Decreto 891/2016.

Crea el Consejo Asesor Externo del Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, que deberá ser convocado por el Gabinete y cuyos miembros deberán ser: científicos, representantes de organizaciones ambientales, comunidades indígenas, universidades, entidades académicas y empresariales, sindicatos, centros de investigación públicos y privados, representantes de partidos políticos con representación parlamentaria.

Establece la obligación de todos los organismos del Poder Ejecutivo Nacional de aportar la información necesaria para la aplicación de la Ley.

Crea el Sistema Nacional de Información sobre Cambio Climático, para transparentar el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero y el monitoreo de las medidas de mitigación.

Determina que todos los datos y documentos relacionados con la aplicación de la ley deben ser información pública ambiental, de acuerdo con las leyes 25.831 y 25.675.

Las provincias que no han participado deberán adherir por medio del COFEMA, que es su órgano oficial de funcionamiento.

El aumento global de la temperatura trae consecuencias muy importantes que ponen en peligro la supervivencia de la flora y fauna de la Tierra, incluidos los seres humanos. Entre los impactos se destacan el derretimiento de las masas de hielos de los polos, que a su vez provoca el aumento del nivel del mar, lo que produce inundaciones y amenaza los litorales costeros.

El cambio climático también aumenta la aparición de fenómenos meteorológicos más violentos, sequias, incendios, la muerte de especies de vegetales y animales, los desbordamientos de lagos y ríos, la aparición de refugiados climáticos y la destrucción de los medios de subsistencia y de los recursos económicos.

Mi impresión es que ni siquiera nos hemos preparado lo suficiente para contestar a la pregunta sobre los sacrificios que estaríamos dispuestos a realizar. Estamos, en la fase en la que debemos hacernos conscientes de la gravedad de lo que significa el calentamiento del planeta y cómo nos afectará, lo queramos o no. Por ello es que creo que se trata de un asunto sobre el que debemos conversar en el seno de nuestras familias. Es necesario prepararnos para cambios de carácter estructural. Cada vez son más alarmantes los síntomas de los peligros que nosotros mismos estamos creando para nuestros hijos y nietos.

Por Cristián Frers
*Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social (Periodista) cristianfrers@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here